Usted es el único responsable de su condición financiera.

SNX

EL INTERÉS COMPUESTO: dicen que una vez le preguntaron a Albert Einstein cuál era la fuerza más poderosa del universo, a lo que él respondió “el interés compuesto”. Esta sencilla fórmula ayuda a crecer los rendimientos de una inversión de manera exponencial. Su entendimiento es indispensable para la construcción de patrimonios, pues demuestra la importancia de tres elementos claves: 1) el tiempo; 2) el impacto de una mejor tasa de interés, y 3) la disciplina. Con un simple cálculo, podrá saber cuánto puede llegar a valer su dinero en el futuro.

La fórmula del interés compuesto: dinero x (1 + i)n

Dinero = la cantidad de dinero que inviertes inicialmente.

i = la tasa de interés o rentabilidad que consigues por tu dinero.

n = los años que vas a dejar que tu dinero crezca.

DIMENSIÓN ENTRE SIMPLE VS COMPUESTO: el concepto no es complicado. Se trata de reinvertir las ganancias que ofrece una tasa de interés de manera consecutiva. Otra opción es dejar la inversión inicial y retirar los intereses que se genera, esto se conoce como interés simple. Aunque la mecánica es sencilla, resulta difícil dimensionar la diferencia que pueden ofrecer estas dos estrategias en el tiempo. La presente nota ofrece algunos ejemplos prácticos que ayudan a dimensionar los resultados. La gráfica a la izquierda indica el comportamiento de una inversión inicial de 100 pesos a lo largo de 30 años con el interés compuesto (reinvirtiendo anualmente intereses) a distintas tasas. La mínima variación en tasa tiene un impacto extraordinario en el tiempo. Mientras que con una tasa de 15% la inversión original llega a 6,621 pesos en 30 años, y con 20% aumenta a 23,737 pesos . La gráfica de la derecha indica el rendimiento acumulado entre una inversión que retira intereses (simple) vs otra que los reinvierte. Ambos ejercicios con una tasa de 12.0% anual. En el primer caso, la tasa acumulada en 30 años es de 360%, mientras que con interés compuesto es de 2,896 por ciento. La alternativa que ha ofrecido históricamente la mayor tasa de rendimiento anual promedio es la inversión bursátil. Al interior de la nota, están las tablas con detalle.

LA SEGUNDA FUERZA: como seguramente muchos de ustedes, estimados lectores, acostumbro a platicar con mi familia del día a día (qué hacemos, qué nos pasa, qué aprendimos, qué planeamos, etcétera). Al preguntarle a Marthita, mi esposa, si sabía cuál era la fuerza más poderosa del universo me contestó: “Por supuesto... el amor”. No pude estar más de acuerdo de nuevo con ella, así que el interés compuesto sería la segunda fuerza más poderosa del universo. Puede sonar cursi pero no lo es para quienes pensamos que lo más importante no es el dinero.

Es socio fundador de SNX, Constructores de Patrimonio. Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]

[email protected]