Como parte de las estrategias de negocio aplicadas a la administración de empresas del sector agropecuario, existen diversas herramientas que, al concretarse, promueven mayor solidez y permanencia en el mercado; de éstas resaltan la implementación de gobiernos corporativos y la diversificación de los negocios

En esta ocasión, abordaré el tema de la diversificación de negocios enfocada en las empresas agropecuarias pequeñas, medianas y grandes, cuyo factor común es tener consolidado el negocio principal, fortaleciendo su estrategia de “diversificación” y potencializando sus ingresos.

Algunos autores definen “diversificación” como la participación simultánea de la empresa en un sector distinto de aquel en el que ésta ópera habitualmente, y cuyo objetivo es el de incrementar su valor económico o rentabilidad en el mismo sector o en uno diferente.

La diversificación de los negocios puede ir en dos sentidos: crecer en la misma red o cadena de valor o en una diferente a la que actualmente se tiene; por ejemplo, si el negocio consolidado está en el sector ganadero bovino, podría diversificarse en la red porcino (diversificación relacionada) o en la producción agrícola (diversificación no relacionada).

Algunos autores coinciden en que la diversificación relacionada o no relacionada es una oportunidad de convertir el ajuste estratégico de las relaciones entre las cadenas de valor convirtiéndola en una ventaja competitiva.

En ambas situaciones, el objetivo es resaltar la fortaleza que se tiene desde el punto de vista estratégico y administrativo en el negocio consolidado y transferirlo al negocio por diversificación, y de esta manera, obtener fortalezas y ventajas competitivas en el mercado como grupo empresarial, reduciendo riesgos y manteniendo o aumentando los flujos de efectivos.

En las pequeñas y medianas empresas agropecuarias, se propone que esta estrategia de diversificación se realice de manera paulatina, con el propósito de evitar la descapitalización del productor en el proceso de establecimiento y desarrollo, por ejemplo, de las plantaciones.

La estrategia se fortalece si se tiene relación con empresas tractoras, es decir, industrias, empaques o comercializadoras en donde, a través de esquemas de trabajo que integran el abasto de materias primas, se puede articular un Programa de Desarrollo de Proveedores.

Los productos y servicios como el financiamiento y garantías de FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México para impulsar el desarrollo del sector agroalimentario y rural, ayudan a fortalecer, entre otras, decisiones estratégicas en el tema de la diversificación, para contar con recursos suficientes que les permitan a las empresas implementar y consolidar proyectos nuevos o de ampliación. En la siguiente entrega de este artículo compartiré algunos ejemplos de la estrategia de diversificación en pequeñas empresas agrícolas del estado de Jalisco.

*Beltario Vázquez Aguilar es promotor de la Agencia Ocotlán. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]