Este miércoles se dará el cuarto anuncio de política monetaria del año por parte de la Reserva Federal (Fed). Aunque la mayoría de los observadores espera que la Fed mantenga la tasa de interés de referencia sin cambios, el mercado estará muy atento al lenguaje en el comunicado, el tono de la conferencia de prensa, y sobre todo a la publicación de nuevos estimados macroeconómicos por parte de la Fed.

En este sentido, la atención del mercado está principalmente enfocada en el dot plot o gráfica de puntos que revela la expectativa individual de cada uno de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) sobre la ubicación futura de la tasa de fondeo. En concreto, el mercado está apostando a que los nuevos estimados, el comunicado de prensa y la gráfica de puntos apunten a más de un recorte en la tasa en lo que resta del año.

Esta expectativa está fincada en los comentarios de varios miembros de la Fed en sus intervenciones más recientes que se han dado después del recrudecimiento de las tensiones comerciales y la amenaza, cada vez mayor, de que éstas no se resuelvan en el corto plazo, sumiendo a la economía global en una verdadera guerra comercial entre las dos principales economías del mundo.

Tanto Jerome Powell como otros miembros del FOMC han cambiando drásticamente su discurso durante los últimos seis meses. Vale la pena recordar que todavía en diciembre del año pasado el discurso oficial era que las tasas aún estaban lejos de su nivel neutral y que la Fed procedería con su programa de normalización monetaria que incluía nuevos incrementos en la tasa de interés y un continuo programa de retiros de liquidez del mercado.

Sin embargo, a principios de este año la Fed se vio obligada a hacer un giro de 180 grados en su discurso monetario, ante las claras señales de desaceleración económica a nivel global y la fuerte turbulencia observada en los mercados al cierre del 2018.

Este giro consistió en concluir de manera anticipada el programa de retiros de liquidez y en reconocer que las tasas se encontraban ya cercanas a su nivel neutral y que el entorno no justificaba un nuevo aumento en las tasas de interés.

Ahora, el mercado espera que la Fed cambie de tener una postura paciente a una postura activa ante el recrudecimiento de las tensiones comerciales para evitar una desaceleración y prolongar el ciclo actual de expansión económica. En concreto, el mercado está apostando a que la Fed realizará por lo menos dos recortes de un cuarto de punto cada uno antes de que finalice el año.

Aunque es muy probable que la Fed utilice un lenguaje más acomodaticio y deje la mesa puesta para uno o más recortes, con el primero pudiendo darse tan pronto como la reunión de julio, se antoja prácticamente imposible que la decisión de política monetaria de este miércoles produzca un recorte en la tasa.

La gráfica de puntos también podría desilusionar, ya que aunque ésta revele que algunos miembros del FOMC anticipan recortes en lo que resta del año, el promedio de expectativas tal vez no arroje de manera clara los dos recortes que anticipa el mercado.

Aunque el fuerte incremento en las tensiones comerciales está provocando ciertos daños que no se solucionarán con un acuerdo entre China y Estados Unidos, un desenlace favorable en la reunión del G20 unos días después de la decisión de política monetaria sin duda le daría mucho más espacio a la Fed para tomar una postura menos acomodaticia.

Adicionalmente, un recorte esta semana podría ser interpretado como una Fed sumisa a los intereses de Trump, que ha estado presionando continuamente a la Fed para bajar las tasas.

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.