El día de ayer tuvo lugar la inauguración de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos y también la de Kamala Harris, como vicepresidenta. Sin duda, fue una inauguración diferente: por primera vez en la historia, una mujer llega a la cima del gobierno ejecutivo del país más poderoso del mundo.

Desde su propuesta para la precandidatura, Kamala ha sido centro de atención para todos. Escogerla para acompañar a Biden fue una decisión clave. Le permitió al ahora presidente conectar con todos aquellos grupos con quienes Donald Trump tenía una relación violenta.

Kamala se distinguió no solo por su origen jamaiquino-asiático, que en sí mismo tiene su propia carga simbólica, sino también por ser una mujer preparada y brillante, con una sólida carrera en el servicio público habiendo sido electa Fiscal general de California y Senadora de los Estados Unidos. Pero, además de su trayectoria que la hace lucir en el sentido tradicional, se dio a conocer durante la campaña por su empatía hacia los enfermos, los migrantes, los olvidados por el sistema, los encarcelados injustamente, por las personas que han perdido sus trabajos y su ingreso, con quienes han perdido a sus queridos en lo que va de esta pandemia y por supuesto, con las mujeres y con las niñas a quienes se dirigió en muchas ocasiones. Se destacó por todas sus cualidades profesionales pero también humanas, como la comprensión, la conexión con otros y el entendimiento mutuo.

Sin duda, su llegada a la Casa Blanca es importante para todas las mujeres. Más allá de sus propuestas políticas con las cuales podríamos estar de acuerdo o no, el hecho de que una mujer ha roto el techo de cristal y llegado a donde nunca antes había llegado una mujer, es mucho más que simbólico; marca el inicio de una nueva era, en la que cualquier niña tendrá normalizado que las mujeres no tienen límites en cuanto a sus sueños y expectativas. Para las mujeres que durante nuestra vida hemos luchado por nuestros sueños, es un momento de mucha alegría y esperanza: todo es posible.

Por estos y muchos más motivos, las redes están inundadas de imágenes de Kamala y sus frases célebres. Se ha convertido en un ícono de nuestro tiempo, generado un encuadre distinto. En un momento en el que estamos sumidos en tantos problemas, surge una luz en el camino para todas las mujeres. Sí, todas: blancas, latinas, afroamericanas, asiáticas, migrantes, pobres, privilegiadas y un logro etcétera… ser quien es, genera una un impacto real en distintas formas de ser mujer.

Retomando las cualidades que Kamala trajo a la campaña desde su punto de vista más humano, sin duda es motivo de alegría para nuestra generación observar cómo se extiende, como lo diría López Hermida “el perfume de mujer” en la política, en todos los rincones del mundo. Jefas de estado que destacan en estos momentos por un liderazgo rico en de asertividad, inteligencia emocional y comprensión, mientras que manejan mejor que nadie la pandemia del coronavirus: Angela Merkel en Alemania, Jacinda Arden en Nueva Zelanda, Mette Frederiksen en Dinamarca, Tsai Ing-wen en Taiwan, Sanna Marin en Finlandia, Katrín Jakobsdóttir en Suecia y Erna Solberg en Noruega; con estrategias innovadoras y llenas de humanidad. Basta con seguirlas en Instagram para llenar el día de una buena dosis de liderazgo, claridad, firmeza y comprensión.

Surge una nueva “primera vez” que abre la puerta a nuevas ilusiones y sueños para las mujeres de todo el mundo. Cierro citando a la propia Kamala con una de las anécdotas que contó durante su discurso el día de ayer en la inauguración: “mi madre me miraba y me decía, ‘Kamala, tú puedes ser la primera en hacer muchas cosas, pero asegúrate de que no seas la última.’”

*La autora es profesora de Comunicación Política en la Licenciatura en Gobierno y de la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Panamericana. Licenciada en Comunicación y Maestra en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana. En World Youth Alliance Foundation fue directora de la oficina de América Latina y el Caribe y posteriormente, Social Media Consultant para HQ en Nueva York. Es socia fundadora y Business Development Director de la agencia de comunicación Saxum Media -Online Reputation Agency, así como de Wombat Accelerate.

Twitter: @yuyisvg