¿Qué es realmente innovación social? Es importante empaparnos del término y mostrar distintas definiciones para poder entenderlo desde el contexto más amplio que podemos. Según Stanford Graduate School of Business, “la innovación social es una solución nueva a un problema social, la cual es más efectiva, eficiente, sostenible o justa que la solución actual cuyo valor agregado aporta principalmente a la sociedad como un todo en lugar de únicamente a los individuos”. “Según Howaldt y Schwarz, el término innovación social se refiere a un proceso de creación, implementación y difusión de nuevas prácticas sociales en áreas muy diferentes de la sociedad. En la investigación sobre innovación, se habla de cómo las innovaciones técnicas surgen de las innovaciones sociales y viceversa”.

Es decir, la innovación social puede también ser el progreso en el desarrollo de soluciones efectivas que retan directamente conflictos sociales, ambientales y económicos a favor del progreso social. Ejemplos de innovación social en el mundo que pudiéramos replicar de forma continua en México son las conocidas charter schools. Son escuelas públicas de primaria y secundaria que operan de forma independiente y no entran dentro de las regulaciones típicas que aplican a todo colegio público. Los administradores, maestros y padres, por ende, tienen la oportunidad de desarrollar métodos y modelos educativos innovadores e implementarlos. En México, este tipo de escuelas existen y han sido fundadas por empresas privadas como grupo Bimbo y Ford que lo llevan haciendo desde hace mucho tiempo y evidentemente siempre ha existido y aún existe una gran oportunidad para la innovación en los modelos educativos del país.

“Existe un interés cada vez mayor en la innovación social. El término social engloba los retos medioambientales, éticos o económicos, o que englobe todas las dimensiones”.

Por otro lado, tenemos el tema ambiental. Existe un programa llamado Emissions Trading que propone controlar la contaminación. La idea es controlar a las empresas que contaminan y, a través de incentivos económicos, reducir emisiones de CO2. Se impone un límite en el número total de emisiones de cierto contaminante y se distribuyen permisos en todas las empresas participantes para contaminar. Las que tengan emisiones más altas pueden comprar créditos de las que empresas que hayan reducido sus emisiones. Con el tiempo el límite se reduce. En la Ciudad de México es importantísimo al día de hoy encontrar soluciones inmediatas al tema de contingencia ambiental. En México ya existen programas parecidos, y uno que vale la pena mencionar es el programa de reducción de emisiones para la atmósfera en la industria operado por la secretaría del Medio Ambiente. Sin embargo, más que algo basado en innovación para la detección de emisiones, igualmente es una serie de políticas, procedimientos y revisiones en la industria. Habría que poner foco en este tema de manera urgente y encontrar soluciones innovativas reales que pudieran beneficiar de manera radical al planeta. Por otro lado, tenemos el movimiento de comercio justo que establece estándares altos de comercio para el café, chocolate, azúcar, así como otros productos naturales. Se certifica a comerciantes pagarle a productores salarios justos, así como llegar a los estándares sociales y ambientales de sus países. El movimiento de comercio justo mejora la vida de los campesinos y promueve sustentabilidad ambiental. “En sus más de 25 años de historia, la certificación Fairtrade ha demostrado ser una herramienta eficaz de lucha contra la pobreza y un aliado de confianza para organizaciones de productores, empresas y entidades internacionales”. La idea que nació desde las organizaciones de comercio justo es sencilla y eficaz: garantizar con un sello, impreso en el embalaje de un producto, que ese producto cumple los criterios de comercio justo. El objetivo de Fairtrade es el apoyo a las personas que en el comercio internacional están jugando con desventaja, en concreto a pequeños productores y productoras, así como trabajadores y trabajadoras en países en vías de desarrollo. Además, la red global de Fairtrade persigue un objetivo claro de desarrollo: “Reducir la pobreza en el sur global a través de un comercio más responsable”. En México existen agrupaciones de comercio justo en distintas categorías, como es el caso del café.

El concepto de innovación social se enfoca en las ideas y soluciones que agregan valor social, así como en los procesos en los que se generan. Es importante que los problemas más significativos que como sociedad enfrentamos se puedan resolver involucrando al sector privado, a las organizaciones sin fines de lucro y al sector público, para así encontrar las mejores herramientas de innovación social y enmendar las agendas sociales.

“En este mundo cada vez más global es importante que las innovaciones sociales puedan replicarse en otros lugares y escalarse. Además, la mayoría de los problemas ambientales y sociales son globales”.