Nunca como se había interpretado tanto la gestualidad política, entre otras cosas porque en la actualidad cada momento del día de un político o líder social está grabado y cada gesto puede ser repetido hasta la náusea. El papa Francisco no sonrió en la foto con Trump como sí lo hizo con Obama; Melania rechazó, una vez más, la mano de su marido. Peña Nieto y Angélica Rivera se pelearon en un acto oficial en Francia. El presidente Trump se comportó como un gran patán al empujar al primer ministro de Montenegro, Dusko Marcovick, para colocarse en primera fila para la foto. Son imágenes, fijas o en video, que vemos una y otra vez, en busca de un significado.

Estamos tan acostumbrados y hemos comprado de tal manera la idea, falsa por lo demás, de que una imagen habla más que mil palabras que se nos olvidó que una imagen es por definición polisémica, que puede significar muchas cosas pero, sobre todo, que la interpretación que hacemos como observadores puede no tener nada que ver con la realidad. Nos da un enorme placer que el Papa no le sonría a Trump, porque no esperábamos menos de él. Queríamos con todo el corazón que le hiciera una grosería e interpretamos la foto como una venganza del Papa a nombre de todos. Pero hay otra imagen, cuando están intercambiando regalos, donde el Papa no sólo sonríe sino que parece festejar alguna ocurrencia del presidente estadounidense, y en otra parece estar fascinado con la belleza de Ivanka. ¿Cuál de ellas habla sobre lo que realmente pasó en la reunión? Es probable que el papa haya planeado perfectamente el rostro que iba a poner en la foto oficial para enviar el mensaje de rechazo. Nunca lo sabremos, pero la interpretación quedó fijada en los medios porque así quisimos leerla.

El video del empujón al ministro de Montenegro no hizo sino actualizar, de la peor manera, el eslogan de America first. La actitud corporal de una persona pública termina por definir en gran medida la forma en que lo percibimos. Si ya pensábamos que el presidente estadounidense era lo más parecido a eso que consideramos como un gringo naco , después de ver el video nadie tiene duda de que es el presidente patán y que representa perfectamente el espíritu gandalla de la política exterior de Estados Unidos.

Una de las peores herencias de la tiranía de la imagen es que queremos entender el todo por el instante, lo cual nos lleva no sólo a realizar sobre interpretaciones y sacar conclusiones apresuradas, sino a dejar de hacernos las preguntas pertinentes. Nunca como ahora la gestualidad política había sido tan importante, porque eso es con lo que nos quedamos; nunca como ahora habíamos estado tan dispuestos a ser engañados y a autoengañarnos. En el reino de la imagen todo es interpretación e interpretamos lo que queremos.