Prácticamente vestido de bombero, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, decidió abrir la llave de la manguera presupuestal gubernamental, a toda su intensidad, para apagar el “fuego” de la recesión económica que está por declararse oficialmente.

Se trata de aplicar un programa de inyección de recursos de emergencia, para dinamizar la economía.

Es una decisión pragmática y en el sentido correcto, frente a la innegable e inexorable contracción de la economía nacional.

Falta ver si se ejecuta puntualmente. Veremos si finalmente el nuevo gobierno termina de sobreponerse de la larga “curva de aprendizaje” que ha impedido el ejercicio del gasto público.

Aunque en su diagnóstico la Secretaría de Hacienda ubica la desaceleración económica como parte de la desaceleración económica mundial, lo cierto es que el componente de factores internos, tiene un peso importante.

Y el subejercicio del presupuesto federal, han coincidido la mayoría de los analistas especializados, es una de las causas de la profunda desaceleración económica.

A poco más de un día de que el Inegi dé a conocer el resultado del comportamiento de la economía mexicana, y que confirme lo que la mayoría anticipa, que México ya está en recesión, el titular de las finanzas públicas, anunció una poderosa inyección presupuestal por 485,000 millones de pesos en créditos, inversión en infraestructura y contratos de infraestructura.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía publicará este 31 de julio las cifras de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) al segundo trimestre del año.

Se anticipa que la cifra sea débil, si no es que negativa.

De cumplirse esto último, sería la segunda contracción consecutiva del PIB.

En consecuencia se confirmaría que la economía mexicana está en recesión.

Muy probablemente el secretario de Hacienda prevé que el dato del crecimiento económico sea muy débil o negativo.

Por eso, hábilmente decidió adelantarse a la noticia negativa y para contrarrestar su efecto, anuncia el paquete de recursos extraordinarios que se inyectarán a la economía nacional.

El paquete incluye recursos para impulsar la construcción de infraestructura, la inversión física y el consumo privado y prevé adelantar las licitaciones previstas para el año 2020.

Se prevé movilizar 116,000 millones de pesos para el adelanto de licitaciones y la aceleración de contrataciones.

Se dedicarán 50,000 millones de pesos para acelerar la creación de infraestructura, y 320,000 millones de pesos en apoyos a la inversión y al consumo mediante créditos.

Son medidas adicionales a las que incluye el presupuesto de egresos de este año y el dinero proviene de recursos no utilizados.

Ahí fue muy específico Arturo Herrera: nada de esto tendrá impacto en el presupuesto; es capital que no se estaba utilizando.

Lo cierto es que es una medida acertada. La inyección presupuestal seguramente detonará un mayor impulso a la economía para el segundo semestre del año.

De ejecutarse adecuadamente y lograr el efecto deseado, muy probablemente se ajustarán los pesimistas pronósticos a la baja que se han venido publicado en las últimas semanas.

Los más pesimistas, ubican la tasa de crecimiento económico para el cierre del año, a entre 0.2% y 0.5 por ciento.

La mayoría ha recortado sus pronósticos por debajo de 1 por ciento.

La estrategia de Arturo Herrera es acertada y en la dirección correcta. Sólo falta ver si en la práctica se ejecuta adecuadamente.

Veremos si del subejercicio presupuestal transitamos a la normalidad presupuestal.

Pero sobre todo y lo más importante es que el presidente Andrés Manuel López Obrador se decida a incentivar la inversión privada.

Es importante la inversión pública, pero es tan importante y necesaria como la inversión privada y ésta sólo se logrará impulsar si se genera un ambiente de confianza y certidumbre.

Ésa será la verdadera prueba de fuego para el gobierno de la Cuarta Transformación.

Yorio, el elegido

Sin sorpresas Gabriel Yorio fue designado subsecretario de Hacienda de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El puesto lo había dejado vacante Arturo Herrera cuando relevó a Carlos Urzúa en el máximo cargo de esa dependencia.

Yorio ha participado en las operaciones más relevantes de este gobierno.

Desde la renegociación de los bonos del cancelado Aeropuerto de Texcoco, hasta la colocación de los bonos en el mercado Samurai y el reciente proceso para suavizar el perfil de la deuda mexicana.

Yorio es uno de los hombres de mayor confianza de Herrera.

Ayer mismo, de manera inmediata a su designación, participó en la conferencia de prensa que ofrecieron los secretarios de Hacienda y Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú para hacer el anuncio del paquete de recursos presupuestales.

ATISBOS

SUPERVISIÓN.- A pesar de que el presidente de México Andrés Manuel López Obrador asegura que no le tiene confianza al FMI y afirma que ese organismo no tiene calidad moral, lo cierto es que la economía mexicana está sujeta a la supervisión del organismo financiero multilateral.

El Fondo Monetario Internacional enviará una misión técnica a México el próximo mes de septiembre.

Entre otros temas, buscará entender el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) presentado hace poco y verlo en perspectiva, anunció Alejandro Werner, director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.