Hablar de telecomunicaciones y, en especial del Sistema Satelital Mexsat es tan apasionante como relevante para el México moderno que se ha embarcado en la tarea de implementar y operar los mayores avances tecnológicos para beneficio de la sociedad en su conjunto.

En este contexto, el gobierno federal juega un papel primordial para que profesionistas mexicanos se conviertan en operadores especializados que cuenten con expertise específico, trayectoria y formaciones académicas especializadas. Así lo demanda el manejo y administración de los satélites.

Recuerdo una frase de Bill Gates, quien decía que “debemos ser realistas acerca de que el gobierno es un instrumento muy contundente, y sin la atención constante de personas altamente calificadas, caerá en no hacer las cosas demasiado bien”.

Es a partir de esta premisa, hacer las cosas demasiado bien, que nuestro país podrá seguir avanzando para colocarse como uno competitivo, justo y equitativo.

Un activo importante es el capital humano creado en áreas especializadas. El éxito de Mexsat es en gran medida porque el sistema es operado y administrado por personal con formación académica especializada, experiencia y trayectoria sólidas, y una remuneración que, aunque no es la idónea, se ha procurado mejorar cada vez más.

Hemos de reconocer que los ingresos son importantes para retener este capital humano. De nada vale que en el sector público durante muchos años se haya invertido en valores como formación, trayectoria y experiencia si se descuida el ingreso. Por ello es prioritario mejorar paulatinamente los ingresos y prestaciones de estos profesionistas para evitar que migren a la iniciativa privada.

Ahí están los operadores terrestres y satelitales de los centros de Control Satelital y de Control de Comunicaciones de Hermosillo y la Ciudad de México. Operan los satélites Bicentenario y Morelos 3 para atender problemas de comunicación donde no hay cobertura de la red de radiocomunicación ordinaria; implementan comunicación para instituciones de seguridad nacional en carreteras, áreas rurales, suburbanas y aire-tierra; fortalecen comunicaciones seguras durante operaciones conjuntas (Sedena, Semar, PF, PGR Y Cisen); atienden telefonía rural satelital; mantienen servicio de radiocomunicación marítima; complementan y fortalecen el programa México Conectado para alrededor de 5 millones de personas en zonas remotas del país.

Quienes realizan estas tareas desarrollan habilidades y conocimientos especializados. En pocas palabras utilizan el poder de las TIC para garantizar y mantener la red de telecomunicaciones en beneficio de todos.

Éstas son sólo una parte de las tareas especializadas que se realizan en el sector telecomunicaciones y satelitales. Son capital humano desarrollado por el gobierno que requiere ingresos y prestaciones adecuados para no migrar del sector público.

Éstos son sólo un ejemplo de lo que se debe observar en las áreas especializadas del gobierno, si es que aspiramos a hacer las cosas demasiado bien.

*El autor es director general de Telecomm.