Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando el titular de Hacienda, Arturo Herrera, pidió autorización para dejar la mañanera para asistir a un compromiso de trabajo, el jefe del Estado mexicano le retuvo con esta frase: “Espera, porque esto es muy importante”.

Y el presidente explicó, durante casi 40 minutos, por qué el dinero del presupuesto ya no se va por el caño de la corrupción. Elogió el trabajo de los funcionarios de Hacienda, pero dijo que eso era posible por la lucha contra la corrupción.

Herrera, que había defendido brillantemente el presupuesto para el 2020 y la política económica, seguro recordó la advertencia de 1973: “Las finanzas nacionales se manejan en Los Pinos”, y le quedó claro que en palacio sólo importa un despacho: el presidencial.

¿Quién pondrá orden en Morena?

Apenas salen los morenistas de las batallas en el Congreso y alguien recordó que faltan poco más de 60 días para que el partido en el poder elija nueva dirigencia nacional o reelija a la actual, y no es para que estén tranquilos, porque otra vez ganará la fuerza de la costumbre.

Desde ahora hay intrigas contra los posibles aspirantes, y se han formado grupos, lo cual no debe sorprender, pues así ocurre en todas las fuerzas políticas, pero, como las izquierdas tienen la inclinación a atomizarse en “tribus”, tendrán que poner orden.

Hablan de los favoritos de Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard y de que Yeidckol Polevnsky ya va de salida. Agitadas las ambiciones, ya candidatean a Luisa María Alcalde, con tal de que no llegue Bertha Luján. Sin manotazo, Morena se tribalizará.

¿Por qué votar por un diputado?

Ya desde los últimos dos años, por aquello del escándalo de los moches se pusieron trabas a la gestoría de los diputados y senadores. En el nuevo gobierno ya quedó claro que no se admitirá ninguna gestión de los legisladores a favor de sus electores. Ni lo intenten, se les advirtió.

Hay algo que esa política parece haber olvidado, que los hoy diputados y senadores, de acuerdo con la Constitución, pueden ser reelegidos; los diputados en el 2021 y los senadores en el 2024.

Pero, si un diputado o un senador no puede hacer gestión a favor de sus electores, ¿qué caso tiene votar por ellos? ¿Qué gana el votante? Esa “política austera” sólo fortalece el poder al partido. Así, aun sin reelección, se pervierte el sentido de la reelección de legisladores.

NOTAS EN REMOLINO

Seguramente hoy llegará preparado el canciller Marcelo Ebrard para las nuevas exigencias del vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, luego de la advertencia de que “México puede hacer más”... Es un hecho, como todas las misceláneas fiscales, la de la 4T castigará las economías de las clases medias. Y luego se quejan por la desaceleración... Uno no termina de entender la razón por la que el presidente López Obrador cada vez que puede se lanza contra el extitular de Hacienda, Agustín Carstens, quien está ya por encima de esas innecesarias diatribas, pues goza del respeto de la comunidad financiera internacional... Los dirigentes de los organismos del sector privado esperan conocer cuáles proyectos de infraestructura serán licitados anticipadamente, para considerarlos como opción de inversión... A querer o no, en el Congreso tendrán que pasar por el trámite de la glosa y las comparecencias de funcionarios, antes de pensar en darle salida a las iniciativas pendientes... Dirán misa, pero en muchos ámbitos de la sociedad mexicana, no sólo en el llamado círculo rojo, las recientes declaraciones sobre la delincuencia criminal hacen pensar que el Estado se ha replegado.

José Fonseca

Periodista Político

Café Político