En agosto del año pasado, la Consar invitó a los usuarios a probar un filtro similar al de la aplicación que se viralizó hace unos días

La semana pasada, casi todos vimos en alguna red social a algún amigo o familiar que utilizó la aplicación Faceapp para editar alguna fotografía con un filtro que mostraba cómo se verían en la vejez. Muchos de nosotros incluso hicimos la prueba personalmente. La aplicación resultó ser bastante realista, puesto que casi todos pudimos reconocer en ese adulto mayor a alguien que nos resulta familiar, encontramos una imagen con la que pudimos visualizar algo muy parecido a lo que veremos en nuestra vejez. Es muy posible que dentro de las sensaciones que la imagen causó en nosotros se encuentren cariño y compasión, pero también en algunos casos generó angustia y temor.

Lo cierto es que ejercicios de visualización como éste son muy útiles para acercarnos a una realidad que vemos lejana e incierta, pero en la que deberíamos pensar con mayor frecuencia de la que lo hacemos. Resulta interesante comentar que, en México, el año pasado ya se realizó un pequeño ejercicio de economía del comportamiento que mostró que esta visualización puede ser una gran herramienta para conectarnos con nuestra vejez y darnos ese pequeño empujón para hacer un esfuerzo extra en nuestro ahorro para el retiro.

En el marco del trabajo realizado por la Comisión Nacional de Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), con la consultoría especialista en economía del comportamiento Ideas 42, la Fundación Metlife y con la colaboración de varias afores, se realizó una prueba en agosto del 2018 en la que se invitó a los usuarios a probar un filtro similar al de la aplicación que se viralizó la semana pasada. En la foto editada, aparecía un subtexto preguntándole a cada usuario: “¿Cuánto quisieras ahorrar para que él o ella puedan vivir bien?”. El resultado fue sorprendente, la cantidad de individuos que realizaron una aportación voluntaria a su cuenta en ese mes se incrementó 13 por ciento. Para ser más precisos, durante ese mes, el monto de las aportaciones voluntarias de las personas que usaron el filtro fue 54% mayor del de las personas que no lo hicieron.

Lo anterior resulta particularmente relevante puesto que, bajo las condiciones de ahorro actual, se estima que incluso los trabajadores que realizan aportaciones obligatorias consistentes en su afore requerirían duplicar la aportación obligatoria para el retiro para poder vivir su jubilación con una calidad de vida similar a la que se tenía durante la vida productiva. Peor aún, a mayo del 2019, la informalidad laboral en México era de casi 57% de la población. Esto último implica que más de la mitad de las personas no realiza aportaciones obligatorias a su afore y se encuentra en una posición todavía más vulnerable. Los mexicanos requerimos urgentemente mecanismos que nos acerquen a nuestra propia vejez y que nos vuelvan más conscientes de nuestra responsabilidad en torno a ella.

En suma, una visualización gráfica o mental, lo más detallada posible de nuestra vejez, es un gran factor de cambio en nuestra actitud hacia el retiro y puede resultar en un cambio positivo en nuestra calidad de vida en la jubilación. Ya tenemos una buena idea de cómo se verá nuestro rostro en la vejez, ¿sabemos cómo vivirá esa persona? Estamos en un buen momento para tomar acciones y cuidar nuestras decisiones financieras para tener una mejor calidad de vida en nuestra jubilación. Hagamos cambios hoy.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org