En el pasado cuarto Informe de Gobierno se brindaron los resultados obtenidos para alcanzar las cinco metas (México en Paz, México Incluyente, México con Educación de Calidad, México Próspero y México con Responsabilidad Global) propuestas por el gobierno federal en el Plan Nacional de Desarrollo

Las actividades primarias desempeñan un papel fundamental para alcanzar, sobre todo, la meta de México Próspero.

En estos artículos, mencionaré algunos de los logros del sector primario expuestos en el IV Informe de Gobierno y el papel del conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, FIRA, en dichos logros.

Las actividades primarias, como agricultura y ganadería, continúan siendo fundamentales para México y, en especial, para los habitantes de las zonas rurales de nuestro país.

El PIB primario ha sido el sector más dinámico en lo que va del 2016: el primer semestre creció a una tasa anual de 3.4%; mientras que, durante el mismo periodo, el PIB total creció a una tasa de 2.5% anual.

Cabe destacar que, durante los primeros 14 trimestres del actual gobierno, el promedio del PIB primario aumentó 9.3% en comparación con los primeros 14 trimestres del sexenio pasado.

Durante el segundo trimestre del 2016, el sector primario ocupó a 6.6 millones de personas (13% del total nacional). De éstas, 71% vive en zonas rurales.

Además, casi la mitad de las personas ocupadas en el sector rural labora en el sector primario.

Esto evidencia que muchos hogares de las zonas rurales dependen del ingreso proveniente de actividades primarias.

En este sentido, la productividad laboral del sector primario ha aumentado, pues en el 2015 dicha productividad fue 3.7% superior a la del 2012.

Este aumento en la productividad se vio reflejado en un incremento de los ingresos de los productores del sector primario, pues crecieron 6.8% en términos reales entre el 2012 y junio del 2016.

En lo que va del sexenio, la producción agrícola anual promedio ha sido de casi 215 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 10.8% respecto del promedio para el mismo periodo de la administración anterior.

Esta mayor producción se explica, principalmente, por aumentos en las cosechas de frutales (14.4%), cultivos agroindustriales (7.9%), hortalizas (11.6%) y granos (2.3 por ciento).

Además, durante el 2015, se logró una producción récord de carne en canal con 6.2 millones de toneladas, que representan 5% más de lo obtenido en el 2012.

En el 2015, después de 24 años, la balanza comercial agroalimentaria presentó un superávit (960 millones de dólares).

Además, cabe destacar que, entre enero y junio del 2016, el saldo de la balanza comercial agroalimentaria presentó un superávit de 2,423.6 millones de dólares, el mayor superávit de la balanza comercial agroalimentaria para los primeros seis meses también en 24 años.

En la siguiente columna, mencionaré la manera en la que FIRA ha impulsado los logros aquí descritos.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA.

[email protected]