En 2020 la economía se contrajo 8.5% a tasa anual. En el primer trimestre de 2020, el PIB se redujo en 2.2% y en el segundo descendió hasta 18.6 por ciento

En febrero de 2021, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) estimó una contracción en la economía mexicana de 8.5% en 2020. Las proyecciones de enero del Fondo Monetario Internacional (FMI), señalaban una recuperación de 4.3% en 2021 y 2.5% en 2022.

Adicionalmente, en el reporte de abril de 2021, estas estimaciones presentan una mejora de 0.7 y 0.5 puntos porcentuales.

De acuerdo a las proyecciones del Banco Mundial, se espera una recuperación de la economía de 3.7% en 2021 y 2.6% en 2022. Dicha estimación, publicada en enero de 2021, presenta una mejora de 0.7 puntos porcentuales con relación a la estimación de junio de 2020.

La recuperación prevista en 2021 presupone que las exportaciones aumentarán a medida que la economía de Estados Unidos se recupere, y la incertidumbre de la política comercial disminuye con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) desde julio de 2020.

No obstante, el aumento estimado para 2021 será insuficiente para revertir la caída del PIB en 2020. Además, otros factores que podrían incidir negativamente en el pronóstico es la consolidación fiscal planificada y el menor dinamismo de la inversión.

Como se mencionó, en 2020 la economía mexicana se contrajo en 8.5% a tasa anual. En el primer trimestre de 2020, el PIB se redujo 2.2% tasa anual, mientras que en el segundo descendió hasta 18.6 por ciento.

En el tercer trimestre la reducción fue de 8.5% y en el cuarto trimestre la caída fue de 4.5% a tasa anual.

A partir del tercer trimestre de 2020, la actividad económica mostró señales de recuperación, debido al fortalecimiento de la demanda externa, la reapertura de diversas actividades y una mayor movilidad de la población.

Dicha recuperación continuó a inicios del cuarto trimestre, no obstante, por debajo de los niveles previos a la pandemia.

En el cuarto trimestre las exportaciones continuaron presentando un desempeño favorable, debido al aumento de las exportaciones del sector automotriz, aunado al resto de las exportaciones manufactureras, alcanzando un nivel superior al registrado antes de la pandemia.

En el tercer trimestre, el consumo presentó un menor dinamismo, que se explica por la lenta reactivación del consumo de bienes y servicios de origen nacional, y el freno del avance que venía presentando del rubro de origen importado.

No obstante, en el cuarto trimestre se registró una mejoría en el consumo, por las ventas de vehículos ligeros y al desempeño favorable de las ventas en los negocios asociados a la Asociación Nacional De Tiendas De Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

La inversión, después de la fuerte caída en abril y mayo de 2020, registró una mejoría entre junio y agosto, y nuevamente, en octubre y noviembre. Sin embargo, se encuentra en niveles inferiores a los observados antes de la pandemia.

Por el lado de la producción, en los dos últimos trimestres la actividad productiva continuó exhibiendo cierta recuperación. En septiembre, las actividades terciarias siguieron recuperándose.

En octubre, la actividad industrial registró una mejoría por la reactivación de las manufacturas y la minería. En tanto que la construcción permanece en niveles bajos.

Por actividades, en 2020 el sector primario creció 2%, el secundario se contrajo 10.2% y el terciario 7.9%, a tasa anual.

gallegoscg@hotmail.com