La estrategia de compras del actual gobierno involucra como pilar fundamental a organismos multilaterales como las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), eje rector de la OMS en la región.

Se promete que con la asesoría y respaldo de dichos organismos, donde está “el mejor equipo del mundo”, se resolverá de fondo el problema de desabasto de medicamentos y de la corrupción en este mercado oligopólico. Es un plan que a quienes hoy gobiernan en México les da seguridad ante su desconocimiento del sector salud y es claramente parte de la curva de aprendizaje que en medio de experimentos alargarán durante todo el sexenio.

La ONUPS se ha convertido en fuerte aliado del Gobierno mexicano en proyectos estratégicos, pero no todos exitosos, como la hasta ahora frustrada venta del avión presidencial y demás flota aeronáutica; también, de la licitación del Tren Maya y del proyecto de Istmo de Tehuantepec.

Ahora, una megacompra consolidada de medicamentos en el extranjero sería una buena idea si México no tuviera capacidad de producción, pero sí la tiene. El costo será elevado pues llevará a las farmacéuticas a cerrar líneas completas de producción y el consecuente despido de personal. Es un punto que a los organismos internacionales mencionados evidentemente no les interesa; han comprado el discurso político de que todo en el país es corrupción, y de que para combatirla de raíz se necesita aniquilar a la industria.

El desconocimiento del sector y desconfianza generalizada hacia los productores de fármacos, ha llevado al Gobierno primero a desbaratar la estructura de compras en el IMSS. Y ahora con el renqueante Insabi, dirigido por Juan Ferrer, se intenta construir una base de compras en el extranjero y una distribuidora estatal de medicamentos, algo que más bien suena como a otro experimento que conlleva enorme esfuerzo de recursos.

México no había entrado antes al fondo estratégico de medicamentos y al fondo rotatorio de vacunas de la OPS porque su fuerza de compra es suficiente para negociar las mejores condiciones. Ello justamente nos permitió construir en las últimas décadas una plataforma industrial para cubrir nuestras propias necesidades al menos en medicamentos genéricos. Los fondos de la OPS fueron diseñados para apoyar a países pequeños como Honduras y Belice, cuya limitada demanda les obliga a incluirse en bolsas más grandes para mejorar su posición de compra. No es el caso de México.

Hablando del protagonismo de los organismos multilaterales, lo que quizá sus directivos no estén viendo es el juego político en que están enrolados. El periodo preelectoral de 2021 se adelantó en México; hoy todo discurso y acto tiene significado y simbolismos políticos y en ese camino han entrado la OPS y la ONU.

La OPS en particular, con su representante, el economista Cristian Morales Fuhrimann, de nacionalidad canadiense y chilena, ha tomado un protagonismo innecesario en los espectaculares anuncios cuando las autoridades informan sobre sus metas en materia de salud. El representante de OPS -quien antes de llegar a México representó a la OPS/OMS en Cuba- lo vemos muy seguido en sesiones de prensa y hablando en actos políticos acompañando al subsecretario Hugo López-Gatell en sus giras por los estados. La agenda del vocero de la pandemia es ante todo política y la última muestra es su abierto enfrentamiento con los gobernadores opositores a quien les advirtió de hasta consecuencias penales sino cumplían el semáforo. Tuvieron que salir a defenderlo los legisladores morenistas Mario Delgado y Ricardo Monreal.

En un escenario de enorme polarización incentivado por el propio titular del Ejecutivo desde que llegó al poder, es apuesta arriesgada para la OPS o la ONUPS mantenerse tan involucradas en el ámbito político mexicano.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.