Anivel nacional, el trigo ocupa el tercer sitio en el grupo de los cereales, por superficie cosechada, producción y valor de la producción, después del maíz y el sorgo. En México hay alrededor de 28,000 productores de trigo. De éstos, aproximadamente 10,000 producen trigo panificable y el resto produce trigo cristalino, de acuerdo con datos del USDA

En el año agrícola 2018 se cosecharon 541.3 miles de hectáreas de trigo en México, equivalentes a 2.7% de la superficie cosechada de cultivos cíclicos y perennes. La producción se ubicó en 2.943 millones de toneladas, con un valor de 12,020 millones de pesos, es decir, 1.9% del valor de la producción agrícola del país, de acuerdo con información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

En los últimos dos años se ha presentado una reducción en la superficie cosechada y la producción de trigo en el país, en respuesta a sus precios relativamente bajos. Datos del USDA estiman que sólo en Sonora se cambiaron alrededor de 30,000 hectáreas de trigo a maíz en ese periodo.

Para el año agrícola 2019, se prevé una producción de 3.147 millones de toneladas, para un crecimiento anual de 6.9%, lo cual puede ser motivado por la recuperación que parecen mostrar los precios y también porque el maíz requiere de más agua que el trigo, lo que limita el cambio de cultivo.

En el 2018, 53.3% de la producción fue trigo cristalino y 46.7% panificable. El 95.5% se cosechó en otoño-invierno y 94.6% se produjo con riego.

El rendimiento promedio nacional fue de 5.44 tn/ha: 6.16 tn/ha en riego y 1.79 tn/ha en temporal. Los rendimientos son mayores en trigo cristalino con 6.46 tn/ha, contra 4.61 tn/ha en trigo panificable.

Los principales estados productores son Sonora (49.3%), Guanajuato (12.6%), Baja California (9.6%), Sinaloa (8.2%) y Michoacán (7.8 por ciento). En promedio, 99.1% de la producción de estas entidades es de riego y se cosecha en otoño-invierno. Así, 95% de la producción nacional se obtiene de abril a julio.

El avance del año agrícola 2019, al mes de julio, reporta una producción de 3.139 millones de toneladas, equivalentes a 99.7% de la expectativa de producción para el año. El total de esta producción corresponde al ciclo otoño-invierno, que ya concluyó, y representa un incremento de 11.7% respecto al mismo ciclo del año previo, favorecido por un crecimiento de 11.2% en la superficie cosechada.

En el último ciclo comercial, el consumo nacional aparente se ubicó en 7.1 millones de toneladas: 86.2% panificable y 13.8% cristalino. La balanza comercial ha sido históricamente deficitaria en trigo panificable y excedentaria en trigo cristalino. Así, las importaciones representaron 77.7% del consumo nacional aparente de trigo panificable y las exportaciones 38.5% de la producción de trigo cristalino.

*José Antonio Juárez es especialista de la Subdirección de Análisis del Sector en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]