El problema de los ninis, jóvenes entre los 12 y los 29 años que no estudian ni trabajan, tiene carácter mundial. En México, en esa condición se encuentra 20% de los mismos, que es semejante a Grecia (20.6%), Rumania (20.1%) y (19.1%) Estonia.

En una situación peor que la de México, hablando de países de la Unión Europea (UE), se ubican España (22.4%), Irlanda (24.2%) y (27.8%) Bulgaria. Los que menos tienen, pero también les representa un problema, son Holanda (5.9%), Luxemburgo (6.9%) y (8.1%) Dinamarca.

La Encuesta Nacional de la Juventud 2010, realizada por el Instituto de la Juventud (Injuve), consigna que en México hay 36.2 millones de jóvenes entre los 12 y 29 años y de ésos, 7.8 millones (20%) ni estudian ni trabajan.

Las encuestas de empleo, por otro lado, establecen que el desempleo abierto en México es de 5.2%, frente a 9.1% en Estados Unidos y 20% en España. De manera específica, el desempleo juvenil en el país es de 8.3%; mientras que la media de la UE es de 16.7%, la de Estados Unidos es de 16% y la de España de 40 por ciento.

No se trata de ignorar el problema mexicano pero conviene situarlo en el contexto de la realidad internacional. De los datos de empleo se deriva que el número de los ninis es en menor al indicado en las encuestas. La diferencia puede estar en que las encuestas de empleo y la que ha realizado el Injuve manejan distintos tramos de edad.

El 75% de los ninis en México es mujer, 5.9 millones, y 25%, 1.9 millones, hombre. Es un fenómeno con un claro desequilibro de género. La gran mayoría de las mujeres que se encuentran en esta condición se dedica a labores del hogar. Han dejado la escuela pero desarrollan actividades que permiten que otros miembros de la familia, en particular los hombres, realicen otro tipo de trabajos.

La Secretaría de Educación (SEP) sostiene, no sin razón, que el problema de los ninis era peor en el pasado; aunque no se le conocía con ese nombre. En 1960, en esa condición estaba 60% de los jóvenes del país y ahora sólo 20 por ciento. En 50 años se ha avanzado, pero todavía es mucho lo que queda por hacer.

El 53% de los ninis del país se ubica en siete estados: Estado de México, con el mayor porcentaje (15 puntos), seguido de Veracruz, Nuevo León, Jalisco, Distrito Federal, Michoacán y Sinaloa. El estado con el menor número es Baja California Sur. De acuerdo con la encuesta del Injuve, 44% de los ninis concluyó el nivel de educación básica y también media superior (18.6%) y superior (11 por ciento).

El fenómeno de los ninis no es nuevo y tampoco exclusivo de México. Saber eso ayuda a entender y ubicar el problema, pero también indica que, si bien se ha avanzado, el país todavía no puede garantizar a todos sus jóvenes, en particular a las mujeres, que puedan seguir estudiando y tampoco conseguir un trabajo fuera de su casa.

Twitter: @RubenAguilar

[email protected]