Expuse algunos datos sobre el comercio agroalimentario de Estados Unidos. En esta ocasión comentaré algunas particularidades en su relación con México

Entre el 2004 y el 2014, el comercio exterior agroalimentario de Estados Unidos con nuestro país creció a una tasa media anual de 7.1% en términos reales, dicha tasa fue de 6.3% para las exportaciones y de 7.9% para las importaciones. En el año fiscal 2014 (octubre del 2013 a septiembre del 2014), México ocupó la tercera posición como destino de las ventas agroalimentarias estadounidenses, al participar con 12.8% de su valor total, superado por China (17%) y Canadá (14.3%), y fue el segundo abastecedor más importante de ese tipo de mercancías, con una participación de 17.3%, superado sólo por Canadá (20.9 por ciento).

Las ventas agroalimentarias al mercado mexicano en el 2014 ascendieron a un récord de 19,500 millones de dólares y las importaciones a un máximo histórico de 18,860 millones de dólares. Así pues, resultó un saldo positivo en la balanza comercial estadounidense por 635 millones de dólares.

Del valor de las exportaciones agroalimentarias a México, 34.3% correspondió a productos pecuarios; 24.5%, a cereales y granos forrajeros; 17.5%, a oleaginosas y sus productos, y 23.8%, a otros productos como frutas, nueces y bebidas principalmente. Destacan por su participación en el valor total el maíz (11.7%), la soya (9.4%), la carne de cerdo (6.6%), el pollo (6.6%), la carne de res (4.6%), la pasta de soya (4.4%) y la leche en polvo (4.1 por ciento).

En tanto, por su valor, las compras de productos mexicanos consistieron principalmente en hortalizas (28.9%), frutas (22.9%), bebidas (14.3%), ganado vivo y productos pecuarios (9.6%) y azúcar (7.2 por ciento). Sobresalieron la cerveza (12.7%), el tomate (8.6%), el aguacate (6.7%), el pimiento (4.8%), la carne de res (4.1%), el ganado bovino vivo (3.8%), los berries (3.4%) y los pescados y mariscos (3.1 por ciento).

Para el año fiscal 2015, el USDA estima que el comercio agroalimentario estadounidense con nuestro país se incremente 2.2% con respecto al 2014. Las exportaciones se reducirían 4.1%, para ubicarse en 18,700 millones de dólares, mientras que las importaciones crecerían 8.7%, para ascender a un récord de 20,500 millones de dólares. De tal suerte, Estados Unidos reportaría un déficit comercial agroalimentario con México en un nivel máximo histórico de 1,800 millones de dólares, luego de seis años consecutivos de superávit.

Con esto se muestran muy buenas expectativas y oportunidades para el mercado mexicano de exportación de productos agroalimentarios hacia Estados Unidos.

*Darío Gaucín es especialista de Análisis del Sector en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]