El diagnóstico general sobre la condición de la banca que opera en México arroja que el conjunto de instituciones gozan de cabal salud.

Aunque la desaceleración de la economía nacional les está afectando a todos los bancos por la menor demanda de créditos, lo cierto es que el atorón económico está ocurriendo en uno de los mejores momentos para el sistema bancario comercial, por su elevado nivel de capitalización.

Puede afirmarse que los bancos tienen recursos más que suficientes para prestar.

Lo que les hace falta es que se destrabe la demanda de crédito, retenida en las intangibles pero gruesas y espesas redes de la incertidumbre y la desconfianza de los inversionistas, que no terminan de entender las señales del nuevo gobierno y se pertrechan en la inmovilidad.

Semanas atrás, cuando se reunieron con el presidente Andrés Manuel López Obrador, ofrecieron 500,000 millones de pesos para financiar el crecimiento económico del país.

Paquete pro crecimiento

Por las mismas fechas se anunció, con bastante retardo, la reactivación del crédito y la colocación de 112,500 millones de pesos para el Programa de Garantías de Nacional Financiera-Bancomext.

Y se anunció un acuerdo para fomentar el crédito hipotecario cofinanciado con el Infonavit.

Además el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), anunció una serie de medidas para impulsar la economía nacional.

En medio de intensas especulaciones que anticipaban en ese momento que México había entrado en recesión técnica, se hizo el anuncio del paquete de medidas.

Arturo Herrera Gutiérrez anunció una serie de acciones en materia de infraestructura, fomento al consumo e inversión física, con una inversión total de 485,000 millones de pesos.

El principal objetivo es impulsar la creación de infraestructura, que tendrá un gasto de 50,000 millones de pesos.

Los proyectos de inversión están dirigidos a los sectores de telecomunicaciones, agua, transporte público y carreteras.

Por otra parte, se busca incentivar la inversión física y el consumo privado a través del crédito.

La Secretaría de Hacienda anunció cinco acciones específicas:

1. Crédito al consumo a través del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot); 2. Créditos hipotecarios, que permitirán a las personas acceder a una vivienda sin tener que comprobar sólo ingresos formales y que tendrán un límite de hasta 1.5 millones de pesos; 3. Crédito a las micro, pequeñas y medianas empresas, para las cuales se abrirán nuevas líneas crediticias y programas; 4. Créditos a las empresas de los sectores estratégicos en el país, que involucra directamente a los contratistas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el sector de energía, y 5. Nuevos programas de fideicomisos para la agricultura, con los que se espera otorgar 50,000 millones en créditos adicionales a lo ya presupuestado en el sur-sureste del país y beneficiar a cerca de 500,000 pequeños productores.

El paquete de medidas gubernamental está dirigido a detonar en distintas versiones el crédito.

La mayoría de los analistas coincide en que su éxito dependerá de la demanda que se registre para utilizar ese crédito.

La economía está en un profundo proceso de desaceleración; las contradictorias señales gubernamentales se han traducido en incertidumbre y parálisis de los inversionistas y el círculo vicioso afecta a las bien capitalizadas instituciones de crédito.

Cambios y exportaciones, Monex

Aunque la mayoría de los bancos están bien parados, frente a esa circunstancia, unos están mejor parados que otros.

Un ejemplo es banco Monex, que registra un resultado muy positivo al cierre de junio, con 700 millones de pesos, que representan un crecimiento de 25% contra el mismo periodo del año previo.

Y es que su principal negocio es el mercado cambiario y éste es un sector que sí está creciendo.

El vicepresidente de Monex, Mauricio Naranjo, refiere que las exportaciones son prácticamente la única parte del PIB que sigue creciendo y el banco está pegado al crecimiento del sector importador y exportador.

Además, la parte internacional de Monex ya es prácticamente 30% del banco que tiene negocios en EU, Canadá y Europa. Recientemente acaba de abrir una oficina en Singapur. A diferencia de los otros grupos financieros mexicanos, Monex tiene una importante presencia internacional y eso no lo tiene ningún otro grupo financiero en México.

El banquero advierte que la duda viene por dónde se define el horizonte económico.

Hay que ver cómo se desenvuelve la economía pero a Monex lo encuentra con un índice de capitalización de 16% y rentabilidad por arriba de 15 por ciento.

ATISBOS

ACUERDO. Que habría culminado la renegociación de los contratos con empresas que construyeron gasoductos en México y el gobierno mexicano, vía la Comisión Federal de Electricidad. Que el anuncio se hará en breve. Lo más probable es que se trate de una recalendarización de los pagos originalmente aceptados por el gobierno mexicano. Veremos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.