¿Cuál ha sido el origen de las crisis económicas que ha sufrido México desde los años 30? La causa principal ha sido de origen interno y localizada en el Poder Político al que se sujetaba insalvablemente la Secretaría de Hacienda. Por esa razón, cuando el presidente Luis Echeverría dijo que las finanzas se manejaban desde Los Pinos, el anuncio fue preludio de una crisis mayor que impunemente se volvió a repetir en el sexenio de su sucesor José López Portillo.

Pero no se crea que todos los grandes endeudadores han provenido de las filas de los entusiastas keynesianistas que han tenido su guarida en la Facultad de Economía de la UNAM. Ahí está para demostrarlo el caso de Luis Videgaray, quien en su paso por la SHCP llevó la deuda pública externa a un nivel cercano a 50% del PIB.

¿Por qué fue posible que durante esos sexenios fatídicos de LEA y JLP y el actual de Peña Nieto la deuda externa creciera de una manera desorbitada? La explicación es que el Congreso falló en su misión de vigilar y limitar el crecimiento de la deuda del sector público tanto interna como externa. Se entiende que en aquellos tiempos de predominio del Ejecutivo se diera esa omisión del Congreso en la materia, ¿pero en la época reciente de consolidación del régimen democrático?

Ante esa omisión del Congreso han surgido propuestas para que su función respectiva sea cumplida por otras instancias. Por ejemplo, de las filas del FMI ha emanado la propuesta para que se establezca un Consejo Fiscal Independiente. Desde este espacio hemos diferido de esa idea bajo los argumentos de que sería más prudente obligar a que el Congreso cumpla con sus responsabilidades además de que dicho Consejo implicaría más burocracia con su respectivo presupuesto para realizar un trabajo que le corresponde legalmente a otra instancia y la cual se elige mediante el voto de los ciudadanos.

Me parece que esa misma argumentación es válida para una moción más reciente de organizaciones independientes del sector privado como el Imco y el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico. ¿Por qué en lugar de querer convertirse en un contrapeso técnico para la SHCP esas organizaciones no se convierten en mecanismos ciudadanos de vigilancia para que los perezosos y muy ineficaces senadores y diputados que padecemos hagan el trabajo que tienen asignado legalmente?