En la primera parte de esta nota de análisis comentamos algunas características que hacen del limón italiano un cultivo altamente competitivo a nivel internacional, entre ellas que destaca la alta calidad de la fruta para poder competir con otras variedades de limones en el mercado internacional en donde los precios en promedio hasta el año pasado equivalían a 8,500 pesos la tonelada

De acuerdo con el INIFAP, en Tamaulipas se cosecharon en el 2012 alrededor de 60,000 toneladas de limón italiano, de las cuales, aproximadamente 15,000 alcanzaron calibres adecuados para mercado de exportación utilizando la tecnología tradicional del productor.

Mediante la aplicación de la tecnología publicada por el INIFAP en las 4,000 hectáreas cosechadas se podría incrementar a 24,000 las toneladas con calibres adecuados para exportación, con lo que el nivel de ingresos por hectárea crecería 20% respecto del tradicional.

Pero para alcanzar estos precios es necesario implementar manejo integral de la huerta citrícola, con sistemas de riego por precisión, seleccionar las variedades de alta productividad y los mejores suelos (profundos y con buen drenaje) así como realizar análisis químico de suelo y agua para obtener indicadores que guíen el plan de manejo integral.

Los cultivos perennes presentan barreras de entrada a la producción ya que normalmente existe una etapa preproductiva, que, aunado a los altos montos de inversión inicial, limitan la conversión a este tipo de cultivos debido a la inversión requerida para el establecimiento.

Adicionalmente, estos proyectos son poco atractivos para los intermediarios financieros debido a su plazo de maduración, riesgos de mercado así como la falta de instrumentos financieros adecuados y de administración de riesgos.

Si bien el limón italiano requiere de al menos tres años desde su plantación para alcanzar su madurez productiva, las condiciones de mercado cambiario hacen aun más interesante la siembra de este cultivo, pues el precio equivalente en pesos aunado al incremento en productividad hace que los ingresos esperados sean 58% superiores a los de 2012.

Para incentivar la siembra en áreas con potencial, FIRA y Sagarpa canalizan incentivos a proyectos de inversión para establecimiento, financiamiento y tecnificación de sistemas de riego.

Mediante el componente de Agroproducción, se incentiva la adopción de paquetes tecnológicos validados como rembolso al costo de implantación del paquete.

Al mismo tiempo, se ofrecen recursos para el financiamiento y apoyos para cultivos perennes y proyectos de larga maduración que permiten al productor trasladar costos financieros en etapas preproductivas hasta que el cultivo genere producción a niveles comerciales; finalmente, se incentiva la tecnificación de sistemas de riego mediante rembolso de parte de los costos de adquisición de sistemas de riego por aspersión y de sistemas de drenaje.

En la www.fira.gob.mx se encuentran los datos de contacto de la oficina de FIRA para consultar las condiciones y fechas de apertura de ventanillas para acceder a dichos incentivos.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos de FIRA y Ricardo Márquez Sánchez es agente en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

[email protected]