En la primera parte comenté varios aspectos que hacen referencia a la situación actual del mercado de la carne de cerdo a nivel internacional. En esta ocasión, presentaré algunos elementos sobre dicho mercado en nuestro país

En México, durante la última década, la producción nacional de carne de cerdo ha presentado un continuo crecimiento y la perspectiva de mantener esta tendencia en los próximos años es favorable. Factores como mejores medidas sanitarias, el incremento en las inversiones, el control de enfermedades como la diarrea epidémica porcina y la peste porcina clásica permitirán a México aumentar la producción y exportaciones para este año.

Así, datos de USDA pronostican que en el 2018 se alcance un nivel de producción récord de 1,480 millones de toneladas, es decir, un crecimiento anual de 3.5 por ciento. Adicionalmente, se indica que se tendrá una piara de 19.9 millones de cabezas, por encima de la cifra revisada en el 2017. Este crecimiento fue resultado de la genética introducida en el hato doméstico.

No obstante que la producción nacional aumenta, aún no es suficiente para cubrir la demanda interna. Continúan siendo líderes en producción de carne de cerdo los estados de Jalisco, Sonora, Puebla y Yucatán. Este último cuenta con un modelo de negocio bastante moderno y altamente eficiente.

Destaca también las importaciones de carne de cerdo, pues México importa una cantidad considerable para consumo. Para el 2018, se prevé que éstas crecerán en 6.7% anual para llegar a 1,200 millones de toneladas.  Se estima que, para este año, se ubique en 2,510 millones de toneladas. Esto representa un avance anual de 4.8 por ciento. Además,  cada vez se confía más en la calidad de la carne de cerdo, ésta continúa ganando la confianza de los consumidores como buena fuente de proteínas.

La expectativa para el 2018 es que la producción interna de carne de cerdo crezca, como resultado de una mayor disponibilidad de cerdo y mayor peso al sacrificio. Además, se espera que ésta siga siendo una alternativa de menor costo en relación con la carne de res, y presente precios competitivos respecto a la de ave.

Entre enero y junio del 2017, México exportó 7,448 cerdos vivos a EU para este fin. Para el 2018, la previsión es que se llegue a un número de 8,000 cabezas y se espera que la demanda se mantenga. China también abrió las puertas para las exportaciones mexicanas de carne de cerdo, lo que representa un nuevo y atractivo nicho de mercado.

*José Cuevas Valdez es especialista de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jcuevas@fira.gob.mx