Basado en los resultados presentados por el CIU, analizamos algunas cifras de la industria del mercado móvil para el primer trimestre del 2019. Estos datos nos resultan interesantes desde el punto de vista que los aparatos móviles se han convertido en vehículos reales del entretenimiento y canales de distribución de contenido. Sin embargo, para efectos de este análisis, las cifras se basan en aperturas de líneas telefónicas.

En este trimestre, el sector de telecomunicaciones se enfrentó a la incertidumbre asociada a la revisión de las medidas de preponderancia y la resultante de las políticas erráticas para expandir y profundizar la adopción y uso de la conectividad. Aunado a eso, el creciente escepticismo de los inversionistas nacionales y extranjeros, derivado de la poca claridad mostrada por el nuevo gobierno.

Es así que el segmento móvil presentó una ligera reducción en su dinámica, tanto en ingresos como en líneas, con respecto al dinamismo observado durante el 2018.

A continuación, los datos duros:

Al I Trim 19, se contabilizaron 120.7 millones de accesos a servicios móviles, 3.6% más que la base alcanzada un año atrás, pero inferior en 1.1 millones de líneas respecto al trimestre inmediato anterior.

Telcel, la empresa más grande, contabilizó 75.6 millones de líneas, presentando un crecimiento anual de 2.2% y alcanzó una participación de mercado de 62.6 por ciento.

Por subsegmento, aumentó 5.9% anual su base de pospago y 1.4% en el caso de prepago, lo que se traduce en ganancias netas de 201,000 clientes en pospago y pérdidas de 39,000 en prepago. Esta evolución se explica por la estrategia implementada por la empresa en periodos recientes, dirigida al reposicionamiento de la compañía en la modalidad de pospago. De esta manera, el operador ha podido retener a clientes de alto valor, sin modificar significativamente su peso en el mercado.

Telefónica, incrementó su base de clientes en 0.9%, para llegar a 25.5 millones y alcanza una participación de 21.1% del mercado. Esta dinámica es explicada por el incremento de 3.2% de su base de pospago y de 0.7% en la de prepago. El bajo crecimiento de los usuarios de recargas se debe a las agresivas ofertas de competidores en este segmento, principalmente por la exitosa expansión de Unefon en este subsegmento. Asimismo, destaca el crecimiento anual de 29% de sus suscriptores con acceso a su red LTE y el incremento de 4 puntos porcentuales en la cobertura poblacional de ésta.

AT&T, con 17.7 millones de líneas (14.7% del total del mercado), registró el mayor crecimiento anual, al incrementar 13.3% su base de clientes.

Esto es atribuible en su mayoría al aumento de 19.5% de líneas de prepago y 2.7% de aquellas de pospago. A diferencia de Telcel y Telefónica, durante los más recientes periodos el foco de AT&T se ha dirigido a la continua expansión de cobertura de su red de última generación y, así, atender en mejores condiciones de disponibilidad de servicios a su base de usuarios de prepago, lo que junto con ofertas comerciales agresivas ha contribuido para el mejor posicionamiento de la empresa.

Por último, los operadores móviles virtuales (OMV) en México suman 1.9 millones de líneas. En su conjunto, registran un crecimiento anual de 13.4 por ciento. Con ello, totalizan una participación de mercado de 1.6%, la mayor cuota registrada desde su lanzamiento en el mercado. Ello, a partir de que algunos operadores han logrado consolidar una oferta atractiva y de valor agregado para sus usuarios.

Desde la perspectiva del CIU, desde el 2017, el efecto de las estrategias propuestas por los reguladores sobre la estructura competitiva del mercado se han reducido. Incluso, desde inicios del 2018, se observa un proceso gradual de reconcentración de mercado, eliminando prácticamente los ganancias en competencia hasta ahora obtenidas.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz