Los 200 millones de casos de Covid-19 que se han registrado al rededor del mundo, se quedan cortos para reflejar los cambios que han ocurrido.

En el caso de México hay casi 4 millones más de nuevos pobres. Estamos hablando de personas que antes de la pandemia no conocían el hambre y que ahora forman parte del 43.9% de la población con carencias cuando en 2018 se trataba solamente del 41.9%, lo que se traduce en un aproximado de 56 millones de personas. Mientras que aquella que vive en pobreza extrema subió del 7% al 8.5%, traduciéndose en cerca de 12 millones, según datos del Coneval.

Por otro lado, cerca de 11 millones de mexicanos han comenzado a diferenciarse de la mayoría, al expresar que no están interesados en vacunarse.

Con base en el reciente estudio del Barómetro COVID-19 de la consultora Kantar, se sabe que 11% de los mexicanos no quiere vacunarse y que de estos, el 25% asegura que no se vacunará porque no confían en los fabricantes, en tanto que el 21% cree que la vacuna no será eficaz para terminar con el Covid-19 y solo 7% dice que la vacuna no evitará contagiarse de coronavirus.

No obstante, de lo que algunas mujeres no pudieron evitar contagiarse, es de los embarazos no deseados que se dieron en mujeres de entre 15 y 49 años durante el confinamiento de 2020 y 2021, y que tuvieron un aumento de cerca del 12 por ciento, según datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO).

Estamos hablando de cerca de 171 mil bebés que llegarán a nuestro país en el marco de la pandemia, porque los derechos sexuales y reproductivos de las madres fueron vulnerados, al no tener acceso a métodos anticonceptivos y servicios de salud para este fin por motivo de los confinamientos u otro tipo de medidas sanitarias.

Finalmente, la pandemia también llevó a muchos a querer escapar de la realidad y a buscar una salida más fácil. Durante en 2020, México reportó mil 735 fallecimientos ligados al uso de drogas; cifra que supera a los decesos registrados por esta causa en el periodo comprendido del 2010 al 2019.

De acuerdo con el informe sobre la Situación de la Salud Mental y el Consumo de Sustancias Psicoactivas en México de la Comisión Nacional contra las Adicciones, así como estadísticas del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA) del Gobierno de la Ciudad de México, Dirección General de Información en Salud (DGIS) y Servicio Médico Forense (Semefo), a través del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las adicciones (SISVEA), el consumo de drogas aumentó 20% a nivel nacional.

Siendo las drogas más consumidas el alcohol, la marihuana, la cocaína, la heroína, los tranquilizantes, los barbitúricos, opio/morfina e inhalables. Llamando la atención que la que más se consumió en el norte del país fue el fentanilo, sobretodo en los estados de la zona fronteriza, la cual es 50 veces más potente que la morfina.

Por lo que tal vez se puede decir que aunque casos vemos, corazones no sabemos.

Twitter: @HenaroStephanie

Stephanie Henaro

Profesora de Geopolítica

El último en salir apague la luz

Analista y comentarista mexicana. Estudió la licenciatura en relaciones internacionales en el Tecnológico de Monterrey CCM y en el Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences-Po). Cuenta con una especialidad en política exterior rusa por el MGIMO de Moscú y una maestría en Geopolítica, Territorio y Seguridad en la Universidad de King’s College London en Inglaterra.

Lee más de este autor