Lo puedes escuchar en incontables grupos de los últimos 20 o 25 años, en los Silversun Pickups, Low, My Morning Jacket, Bardo Pond o The War on Drugs, por pensar en algunos nombres. Las voces que parecen provenir de un lugar distante, las guitarras hipnotizadas por un mismo riff distorsionado que estallan en éxtasis contra una base rítmica que repite una misma frase una y otra vez, como un mantra sonoro, hasta que la canción llega a su conclusión, y las nubes de este mundo se han despejado como si todo hubiera sido un sueño. Esto era la música de Galaxie 500. En su breve paso por este mundo (1987-1991), este trío estadounidense oriundo de Boston, Massachusetts, creó un legado sonoro que ha tratado de ser imitado y que hasta ahora no ha sido mejorado.

Damon Krukowski, Dean Wareham y Naomi Yang tomaron el nombre de Galaxie 500 del auto de la Ford Motor Company y a finales de los ochenta irrumpieron en una escena subterránea que con el mismo espíritu punk creaba su propia identidad, se nutría del intercambio y era posible por las ganas de querer hacerlo. Una polinización sonora permitió que los sonidos del Velvet Underground, The Modern Lovers, Big Star, The 13th Floor Elevators, Love, Joy Division y The Feelies se mezclaran en un cuarto de ensayo de Boston donde se gestó un sonido diferente. La agrupación sólo editó tres discos de estudio (Today, On Fire, This Is Our Music), publicados originalmente con la disquera Rough Trade, y tuvo unas cuantas grabaciones de archivo como todo el catálogo de esta fugaz historia que terminó con la salida de Wareham. Estas bases musicales son parte de la columna vertebral en las exploraciones que han continuado sus integrantes en los proyectos alternos como Luna, Dean & Britta y Damon & Naomi.

El 1 de diciembre de 1990 la Radio Nacional Danesa grabó el concierto que la banda ofreció en Copenhague y que sería la última vez que Wareham, Krukowski y Yang tocaron juntos. La grabación conocida simplemente como Copenhagen fue editada en 1997 e incluida en la reedición del This Is Our Music publicada hace algunos años. La disquera 20-20-20 —propiedad de Damon Krukowski y Naomi Yang, quien se encarga de todos los negocios de la banda— quería celebrar en grande que este mítico álbum en vivo, que llegaría finalmente al formato del vinil, y preparó una serie de eventos en coincidencia con la edición 2020 del Record Store Day.

Además del lanzamiento del único álbum en vivo de la banda, estaba el plan de organizar un concierto para celebrar la música de Galaxie 500 con bombo y platillo, con una cerveza conmemorativa elaborada por Dogfish Head. Pero el Record Store Day, la celebración anual que reúne a los amantes del vinil en todo el mundo, tuvo que ser pospuesta y todos los proyectos que se habían pensado alrededor de la fiesta también quedaron cancelados por ese bicho aguafiestas.

Thurston Moore (de Sonic Youth), Stephen Merritt (The Magnetic Fields), Glen Mercer (The Feelies), Mercury Rev, Xiu Xiu, the Natvral (Kip Berman de the Pains of Being Pure At Heart), Surfer Blood, Mark Lanegan & Dylan Carlson, Mark & Evelyn, Circuit des Yeux, Deadbeat Beat, Rachel Haden, Hamilton (British Sea Power), Jeanines, Calvin Johnson, Kiwi Jr, Evelyn Hurley, Versus, Winter, y Real Estate, que habían sido invitados para esta celebración, decidieron realizar 20 cóvers de Galaxie 500 desde el encierro, como tributo musical para acompañar el lanzamiento que llegará el 29 de agosto a los anaqueles.

En estos tributos cada banda inyecta su propia personalidad a las canciones de Galaxie 500. La música que crearon Damon Krukowski, Dean Wareham y Naomi Yang en ese breve periodo creó una leyenda musical a la que hoy se le sigue rindiendo culto. ¿Qué nos dejó Galaxie 500? Thurston Moore lo dice mejor: “Galaxie 500, de alguna manera sobrenatural, nos trajo de regreso a la Tierra para que pudiéramos recalibrarnos y volar de nuevo”.

[email protected]

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea