Los principales índices bursátiles estadounidenses cerraron con ganancias las operaciones del viernes. Wall Street subió impulsado por los papeles de crecimiento líderes del mercado, que empujaron los precios a pesar de unos datos negativos de la economía estadounidense publicados durante la semana.

El índice referencia del mercado, el S&P 500, compuesto por las 500 emisoras más sólidas del mercado, ganó 0.72% y terminó en 4,682.85 unidades. El Dow Jones, compuesto por los títulos de 30 gigantes industriales, subió 0.50% a 36,100.31 puntos. El tecnológico Nasdaq subió 1% a 15,860.96 unidades.

No obstante, A pesar de su avance, los tres principales índices bursátiles estadounidenses terminaron la sesión por debajo del cierre del viernes pasado, poniendo fin a una racha de cinco semanas de avances. El S&P 500 perdió -0.31%; el Dow Jones retrocedió -0.63%, y el Nasdaq cayó -0.69 por ciento.

Este viernes, los inversionistas optaron por el crecimiento en detrimento del valor, con las acciones tecnológicas de alta capitalización, encabezadas por Microsoft Corp y Apple Inc, como protagonistas. Esto ocurrió en un día en que se dio a conocer un débil dato sobre la confianza de los consumidores.

 

Los datos preliminares de la Universidad de Michigan sobre confianza del consumidor en noviembre cayeron a un mínimo de 10 años, y el Departamento de Trabajo informó que las ofertas de empleo apenas se movieron desde máximos históricos, a pesar de un récord de trabajadores que renunciaron.

jose.rivera@eleconomista.mx