Los principales índices de Wall Street cayeron el martes debido a que la destitución del secretario de Estado, Rex Tillerson, y la posibilidad de más aranceles arrastraron a las acciones de todos los sectores.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió a Tillerson tras diferencias públicas por la política hacia Corea del Norte, Rusia e Irán y puso al frente de la diplomacia al director de la CIA, Mike Pompeo, un hombre que le es leal.

“Cada vez que hay cambios, los inversionistas se ponen nerviosos”, dijo John Carey, gerente de cartera de Amundi Pioneer Asset Management. “Hay que volver a la mesa de diseño para descubrir cuáles podrían ser las implicaciones”.

Las acciones de Wall Street ampliaron pérdidas luego de que Politico informó que los aranceles que apuntan a obtener 30,000 millones de dólares al año de importaciones chinas podrían decidirse pronto.

Los mercados habían abierto en alza por datos que mostraron que los precios al consumidor en Estados Unidos se desaceleraron en febrero, una señal de que el repunte que se espera de la inflación sea gradual.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 0.68%, a 25,007.03, mientras que el S&P 500 perdió 0.64%, a 2,765.31 unidades. En tanto, el Nasdaq Composite bajó 1.02%, a 7,511.01 unidades.

Las acciones tecnológicas y financieras fueron las que más perdieron entre los 11 sectores del S&P 500.

En México, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cedió 0.23 por ciento .

El S&P7BMV IPC se ubicó en 48, 557.01 unidades.

Después de tres sesiones consecutivas de alzas, la Bolsa mexicana cerró en terreno negativo, al seguir la dirección de índices accionarios de Estados Unidos.

En cifras económicas, esta mañana se dio a conocer en Estados Unidos el dato de inflación de febrero, que se ubicó en línea con lo esperado, lo que mantuvo sin variación las expectativas de las tasas de interés de la Reserva Federal, que tendrá su reunión de política monetaria la próxima semana.

Redacción
valores@eleconomista.mx