Los precios del petróleo subieron el lunes por cuarto día seguido para tocar su nivel más alto desde finales del 2014, impulsados por problemas para la compañía petrolera venezolana PDVSA y la posibilidad de que Estados Unidos reimponga sanciones contra Irán.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) ganaron 1.01 dólares, o 1.45%, a 70.73 dólares por barril. Esta fue la primera vez que el WTI cotizó sobre los 70 dólares por barril desde noviembre del 2014. Los futuros del crudo Brent escalaron 1.30 dólares, o 1.74%, a 76.17 dólares por barril.

La petrolera ConocoPhillips avanzó en sus esfuerzos por tomar activos en el Caribe de la petrolera estatal venezolana PDVSA para hacer cumplir un laudo arbitral que le otorgó 2,000 millones de dólares.

“Si Conoco tiene éxito, limitará los ingresos que PDVSA tendrá y les dará aún más problemas para pagar sus cuentas y producir su petróleo”, dijo Gene McGillian, gerente de Investigación de Mercado de Tradition en Stamford.

Las acciones de la compañía afectarían alrededor de 400,000 barriles por día (bpd). PDVSA exportó 1.9 millones de bpd de crudo de sus terminales en Venezuela y el Caribe, un declive de 29% frente al mismo periodo anterior, según datos de Thomson Reuters.

La producción petrolera de Venezuela ha bajado a la mitad desde comienzos de la década del 2000.

Mientras, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que se anunciará el martes —cuatro días antes de lo esperado— la decisión sobre si su país se mantendrá en el pacto nuclear con Irán o impondrá sanciones a Teherán.

Si Trump restablece las sanciones centrales, bajo la ley estadounidense deberá esperar al menos 180 días antes de imponer su medida de mayor alcance: apuntar a los bancos de países que no reducen de manera significativa sus compras de petróleo iraní.

“La razón principal de haber atravesado ese valor (70 dólares) proviene del riesgo de nuevas sanciones a Irán”, dijo en Nueva York el analista Bob Yawger de Mizuho USA. (Con información de AFP)