El precio del petróleo en Nueva York cerró casi al mismo nivel que el lunes, ante la cautela de los inversores, que esperan para evaluar las consecuencias del incremento de tensión en Irak sobre el mercado mundial de crudo.

El barril de light sweet crude (WTI) para entrega en noviembre ganó 1 centavo, cerrando a 51.88 dólares en el New York Mercantile Exchange.

Hacia las 17H00 GMT, el barril de crudo Brent del mar del Norte, para entrega en diciembre, se vendía a 57.35 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, o sea, una caída de 47 centavos respecto a la clausura del lunes.

Las tropas gubernamentales iraquíes recuperaron el martes cinco de los seis yacimientos de la provincia de Kirkuk luego del retiro de las fuerzas kurdas, que se habían instalado en esos campos en el 2014 en medio de una fulgurante ofensiva del grupo Estado Islámico (EI) en Irak que hizo huir a las tropas iraquíes.

Bagdad recupera así una potencial producción de más de 400,000 barriles diarios, al igual que la sede de la compañía nacional (North Oil Company), situada en Kirkuk.

Los kurdos controlan ahora solamente un campo menor en la región, el de Kurmala que produce unos 10,000 barriles diarios de crudo.

Pero tanto las autoridades iraquíes como kurdas "no tienen interés en que la actividad de esos campos se interrumpa porque necesitan los recursos", subrayó Andy Lipow de Lipow Oil Associates. "A corto plazo no se esperan perturbaciones mayores".

Los inversores siguen de cerca también la evolución de la situación del lado de Irán, luego de la decisión del presidente Donald Trump de no certificar que Teherán respeta sus compromisos.

Ello da la posibilidad al Congreso de restablecer ciertas sanciones económicas levantadas en el 2016, como la prohibición de exportar crudo, luego de la firma del acuerdo con las grandes potencias.

Pero "todavía no llegamos a las sanciones y probablemente no lleguen jamás, en la medida en que los otros países buscan defender el tratado con Irán", dijo John Kilduff d'Again Capital.

abr