El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, criticó el viernes la reacción que han tenido los mercados financieros internacionales tras la divulgación de un plan de reformas a la constitución que considera la extensión del mandato presidencial y otros cambios de calado.

Un equipo de abogados, liderados por Ulloa, hicieron público esta semana un borrador de modificaciones a la Carta Magna, como ampliar de cinco a seis años las gestiones de los presidentes para emparejar esos tiempos con los períodos del Congreso, de tres años, según sus impulsores.

El texto también plantea cambios al Tribunal Supremo Electoral, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema y la Fiscalía General, así como la instauración de las figuras del referéndum, el plebiscito y la revocatoria de mandato.

Los precios de los bonos gubernamentales han venido cayendo en los últimos días por las preocupaciones de los inversores, pendientes también de un acuerdo del Gobierno con el FMI que no se ha materializado y de las consecuencias de plan del presidente Nayib Bukele para que la criptomoneda bitcoin sea de curso legal.

"¿Qué tipo de mercado puede reaccionar contra una reforma que no existe?", se preguntó Ulloa al ser cuestionado por periodistas, luego de una reunión con diplomáticos donde mostró el borrador. "Realmente me parece una noticia extraña porque no ha habido presentación de ningún tipo de reformas".

Un grupo de abogados liderados por el vicepresidente inició en octubre los estudios para aterrizar los cambios constitucionales, 215 en total y que están siendo debatidos con sectores civiles y académicos. El mandatario no se ha pronunciado hasta el momento sobre el asunto.

"La propuesta genera revuelo porque sí propone cambios a los períodos presidenciales, cuando la administración de Bukele había insinuado que no sería el caso", dijo Citi el viernes en un comunicado.

"También porque la supermayoría (oficialista) Nuevas Ideas en el Congreso permite que esto pase relativamente sin control", añadió el banco sobre el paquete de reformas, que debe ser enviado al parlamento, aprobado en una legislatura y ratificado en la siguiente para que pueda entrar en vigor.