Washington- Las ventas minoristas en Estados Unidos registraron en febrero su mayor alza en cinco meses, debido a que los consumidores se volcaron a comprar vehículos motorizados y un amplio conjunto de bienes, incluso cuando tuvieron que pagar más por la gasolina, según datos divulgados el martes.

Las ventas totales al por menor se incrementaron 1.1%, tras un aumento revisado al alza de 0.6% en enero, dijo el Departamento de Comercio.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters pronosticaban un aumento de 1% tras el alza de 0.4% reportado originalmente para el primer mes del año.

Las ventas del mes pasado fueron impulsadas por un incremento de 1.6% en las ventas de vehículos de motor, reflejando la mejora en la demanda de las familias y la creciente confianza en la economía a medida que se crean empleos.

"Son números bastante fuertes. Lo importante para el consumidor es que el mercado laboral ha mejorado y los ingresos están creciendo. Hay un riesgo de que los precios de la gasolina sigan subiendo, eso afectará los presupuestos de los hogares, pero la parte buena es que más gente está trabajando", dijo Stephen Stanley, economista de Pierpont Securities.

Un devastador terremoto en Japón hace justo un año generó trastornos en la producción de autos y dejó a las concesionarias sin los modelos que la gente quería comprar.

Si se excluyen autos, las ventas minoristas crecieron 0.9%, tras un aumento revisado de 1.1% en enero. Los consumidores compraron vehículos pese al alza de la gasolina, cuyo precio subió 20 centavos de dólar el mes pasado, según cifras del Gobierno.

Las ventas en las gasolineras aumentaron 3%, el mayor incremento desde marzo del año pasado, tras subir 1.9% en enero.

Si se excluyen autos y gasolina, las ventas aumentaron 0.6% el mes anterior luego de un alza de 1.0% en enero. La gasolina representó 11.5% de las ventas minoristas de febrero.

Sin contar a los autos y las estaciones de gasolina, los detalles del informe fueron bastante positivos, sugiriendo que las recientes alzas del empleo están apoyando el gasto del consumidor.

El mes pasado, las ventas de indumentaria subieron 1.8%, anotando su mayor incremento desde noviembre del 2010, mientras que las ventas de materiales para la construcción y de artículos para el jardín crecieron 1.4 por ciento.

Un invierno inusualmente templado impulsó las visitas a los centros comerciales, donde los minoristas debieron ofrecer fuertes descuentos para reducir sus inventarios de artículos invernales y otros productos.

Las llamadas ventas minoristas subyacentes, que excluyen autos, gasolina y materiales para la construcción, subieron 0.5% tras haber avanzado 1.0% en enero.

Esta última medición refleja de cerca el componente del gasto del consumidor incluido en la medición del Producto Interno Bruto.

Las ventas de los bares y restaurantes aumentaron 0.8%, mientras que las de libros, música y artículos deportivos subieron 1.0% y las de productos electrónicos y electrodomésticos también avanzaron 1.0 por ciento.

En reacción a las cifras, los futuros de las acciones de Wall Street y el dólar subieron, mientras que los precios de los bonos del Tesoro mantuvieron sus pérdidas.

ros