Las ventas minoristas en Estados Unidos subieron más de lo esperado en marzo, ya que los consumidores ignoraron los altos precios de la gasolina y salieron a comprar un amplio rango de productos, sugiriendo que el crecimiento económico en el primer trimestre no se desaceleró tanto como se temía.

Las ventas totales al por menor se incrementaron un 0.8%, dijo el lunes el Departamento de Comercio, tras un alza del 1.0% en febrero, cifra levemente revisada a la baja desde la original de un 1.1 por ciento.

El avance del mes pasado, que superó las previsiones de los economistas, que esperaban solo un aumento del 0.3%, podría llevar a los analistas a elevar sus pronósticos de crecimiento en el primer trimestre desde un ritmo anual de cerca del 2.5 por ciento.

La economía creció un 3.0% interanual en el cuarto trimestre.

"Es una clara señal de que el gasto de los consumidores en Estados Unidos sigue siendo fuerte. A fin de cuentas, creo que es la señal más reciente de que la economía de Estados Unidos está dejando atrás a muchos de sus pares en la recuperación", dijo Omer Esiner, analista jefe de mercado de Commonwealth Foreign Exchange en Washington.

Sin embargo, el creciente optimismo sobre la economía se vio moderado por un informe separado que muestra que el sector manufacturero en el estado de Nueva York se desaceleró fuertemente este mes, mientras que los envíos de mercancías se debilitaron.

Las fábricas, no obstante, contrataron a más trabajadores y recibieron mayores precios por sus productos, dando al informe un tono mixto.

El índice general de condiciones de negocios de la Fed de Nueva York "Empire State" cayó en abril a 6.56, la cifra más baja en cinco meses, desde 20.21 en marzo.

"Tendremos que ver si eso es o no el comienzo de una tendencia. Si la fabricación se ralentiza, sin duda será un viento de frente a la economía", dijo Wayne Kaufman, analista jefe de mercado de John Thomas Financial en Nueva York.

Los futuros de las acciones estadounidenses subieron tras el informe de ventas minoristas, mientras que los precios de los bonos del Tesoro mantuvieron sus ganancias. El dólar, en tanto, extendió sus alzas contra el euro y recortó las pérdidas contra el yen.

El aumento en las ventas el mes pasado fue amplio, a pesar de que los estadounidenses pagaron 27 centavos más por galón de gasolina que el mes anterior.

Hasta ahora, los estadounidenses parecen estar tomando el aumento de precios del combustible con tranquilidad, gracias a un invierno suave que ha reducido las facturas de calefacción en los hogares.

Las ventas de vehículos motorizados aumentaron un 0.9%, tras subir un 1.3% en febrero.

Si se excluyen automóviles, las ventas treparon un 0.8% el mes pasado tras avanzar un 0.9% en febrero. Excluyendo autos y gasolina, las ventas crecieron un 0.7% tras un 0.5% el mes anterior.

Las ventas de gasolina aumentaron un 1.1% tras haber subido un 3.6% en febrero.

Los detalles del informe mostraron cierta fortaleza en el gasto del consumidor. Las ventas de indumentaria subieron un 0.9%, mientras que las de materiales para la construcción y artículos para jardín crecieron un 3.0%, en la mayor alza desde diciembre.

Las llamadas ventas minoristas subyacentes, que excluyen la gasolina, los autos y los materiales para la construcción, registraron un incremento del 0.5 por ciento.

Esta última categoría refleja más de cerca el componente del gasto del consumidor incluido en la medición del Producto Interno Bruto.

RDS