Tras un año de especulación, finalmente Comercial Mexicana logró un acuerdo para vender una parte de su operación comercial. A principios del 2014, la empresa anunció que estaba en pláticas para la posible venta parcial o total de las tiendas que operaba. Inicialmente había rumores sobre la posible venta a Chedraui, pero no se concretó.

A mediados del año pasado, se dio a conocer la venta de las acciones de Restaurantes California a Restaurantes Toks (subsidiaria de Grupo Gigante). La transacción incluyó las 46 sucursales de la cadena más siete establecimientos de la marca Beer Factory.

Finalmente, el miércoles pasado se anunció un acuerdo con Organización Soriana para vender el negocio y la operación de 160 tiendas rentadas y propias de los formatos Mega, Tiendas Comercial Mexicana, Bodega Comercial Mexicana y Alprecio. Por su parte, Comercial Mexicana mantendrá la operación de los formatos City Market, Fresko, Sumesa y algunas otras tiendas para en total sumar 40 establecimientos en operación, de los cuales 20 son propios y 20 rentados.

El monto de la transacción asciende a 39,194 millones de pesos, que corresponden a un precio de 36.09 pesos por acción a un múltiplo VE/UAIIDA de 11.82 veces, en línea con el promedio de las empresas del sector.

La operación, aunque era muy esperada, ha generado gran incertidumbre en el mercado, que se refleja en una caída de 5.64% en el precio de las acciones de Comercial en la jornada posterior al anuncio. Para empezar, la manera en la que se dará la escisión accionaria es compleja, pues las empresas aún no determinan exactamente cómo quedará la división, la cual concluirá hasta que la Cofece apruebe la adquisición, lo cual explica en gran medida la incertidumbre aludida.

La parte comercial también podría generar confusión. Soriana tendrá el derecho de utilizar la marca Comercial Mexicana, así como sus promociones, por dos años. En la transición hacia la conversión de tiendas se mantendrán también las principales campañas, como Julio Regalado, pero éstas también se ofrecerán en las tiendas Fresko, situación que sin duda resultará confusa para los clientes.

Una vez realizada la transacción, Comercial Mexicana se abocará a crear una nueva compañía que estará enfocada en el sector de supermercados, bajo las marcas de Fresko y City Market. En la actualidad, éstos son los formatos que mayor valor le dan y en donde sigue ganando participación de mercado. Adicionalmente, la compañía evalúa la adquisición de alguna operadora de tiendas de supermercado, con lo que podría acelerar su expansión y así lograr el objetivo de duplicar su tamaño en los próximos cinco años.

Para Soriana, la adquisición implica, en el papel, un crecimiento en ventas de +37% y en capacidad instalada de +34%, además de una mejora de 48 puntos en el margen EBITDA en el 2015.

En el futuro, Soriana deberá ser una empresa más rentable, objetivo que se puede dar en el largo plazo en vista de la complejidad de la incorporación de las nuevas tiendas en el sistema actual de la compañía. Con la adquisición de las tiendas de Gigante, el proceso ha sido muy complicado.

Comercial Mexicana se queda con un buen negocio, pero su verdadero valor se verá en el largo plazo en lo que logra posicionarse únicamente en el segmento medio-alto y ubicarse en localidades de alto valor para las tiendas.

Por otra parte, Soriana adquiere un negocio de mucho mayor tamaño, pero en un momento en el que atraviesa por una reestructura organizacional muy complicada, proceso que afecta sus resultados llevando a que en el año se tenga un decremento en ventas totales de alrededor de 4 por ciento.

En este contexto, podemos afirmar que el sector comercial se está recomponiendo. Se ha intensificado la búsqueda por atender a consumidores cada vez más complejos que buscan la mejor opción de calidad y precio

Cristina Morales es analista bursátil senior en Signum Research.

[email protected]