El plazo de aceptación de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de exclusión presentada por el grupo constructor y de servicios FCC sobre su filial Cementos Portland Valderrivas, que se abrió el 30 de enero, concluye.

FCC, controlada por el magnate mexicano Carlos Slim, quien es titular, de forma directa e indirecta, de 40 millones 357,460 de acciones de Cementos Portland Valderrivas, representativas de 77.93% de su capital social.

La oferta tiene como objetivo excluir las acciones de la cementera de las bolsas de valores de Bilbao y Madrid, en las que actualmente cotiza.

Para llevarla a cabo, FCC ha logrado avales bancarios de Caixabank y BBVA por un importe conjunto de 63 millones 933,018 euros que garantizan en su totalidad el pago de la oferta.

El 22 de diciembre, la Comisión Nacional del Mercado de Valores autorizó la OPA de exclusión de las acciones de Portland, una operación que aprobada en la última junta general de accionistas de la cementera el 29 de junio.

Junto a la OPA de exclusión presentada por Portland, Slim lanzó dos opas sobre Realia, inmobiliaria participada por él y por FCC, y una tercera oferta sobre la propia FCC, en la que consolidó su peso como primer accionista.

A mediados de octubre del 2016, el grupo mexicano Elementia, vinculado a Carlos Slim y al empresario Antonio del Valle, anunció la compra de Cementos Portland Valderrivas de 55% de su filial en Estados Unidos, Giant Cement Holding.

Reestructura su deuda

La semana pasada FCC informó que estaba a un paso de cerrar la refinanciación de toda su deuda, que es de 3,200 millones de euros. El camino no ha estado exento de momentos difíciles y comprometidos, como la refinanciación del tramo B de la deuda que estaba asfixiando a la compañía financieramente.

Una vez superado lo peor, Carlos Slim se dispone a refinanciar el resto de deuda que sigue lastrando la actividad del grupo.

El primer paso ya lo dio con la emisión de bonos de Aqualia, la filial dedicada a la gestión de aguas, por 1,300 millones de euros.