Este viernes se podría decidir el futuro de la Bolsa de Milán. Es el último día en el que su propietaria, London Stock Exchange, espera tener sobre la mesa tres ofertas, las de EuroNext, Deutsche Börse y SIX Group.

La propuesta que, a priori, suena con más fuerza es la de EuroNext, que estaría pensando en presentar una oferta de entre 3,500 y 4,000 millones de euros -la mitad de lo que capitaliza el gigante francés-, tal y como publicó Bloomberg.

De ser así, implicaría -en la parte alta del rango- elevar un 8% la valoración inicialmente prevista de Borsa italiana, en una horquilla entre 3,300 y 3,700 millones de euros, incluyendo la plataforma de venta de renta fija MTS, un activo estratégico en Italia para la compra-venta de bonos soberanos, afirma la agencia.

El Gobierno italiano es quien controla Cassa Depositi e Prestiti, el banco de inversión con el que EuroNext va a realizar la puja y que se quedaría con el 8% del gestor europeo en caso de tener éxito.

En España, la tentativa del gestor parisino quedó solo en palabras pues nunca llegó a realizar una propuesta formal por BME, incapaz de competir con la OPI de SIX, 100% en metálico, como también podría realizar la de Milán. Su liquidez aumentó 90% tras hacerse con BME y a junio superaba los 6,700 millones de euros.

La pregunta ahora es ¿podrá hacerlo EuroNext? Los analistas de Barclays calculan que el dueño de las bolsas de París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa, Oslo y Dublín cuenta con una liquidez disponible de 1,000 millones de euros -entre 622 millones de cash a cierre de junio y un crédito revolvente disponible de 400- para ejecutar la operación.