El tipo de cambio estuvo cerca de alcanzar el precio de resistencia de 19.50 pesos por dólar el lunes, luego de que registró una cotización máxima intradía de 19.4795 pesos por billete verde.

Lo anterior se derivó de los comentarios realizados por el secretario de comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross.

El funcionario estadounidense dijo que, aunque está cerca de lograrse un acuerdo preliminar dentro de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la firma podría tardar algunos meses en concluir.

Hacia el cierre de operaciones, el tipo de cambio concluyó en 19.4520 pesos por dólar en operaciones al mayoreo que, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior (19.1805 pesos), significó una depreciación de 1.42%, una pérdida de valor de 27.15 centavos.

Desde su cotización más baja del año, de 17.9940 pesos por dólar, registrada el 17 de abril a la fecha, la divisa mexicana presenta una depreciación acumulada de 8.10%, una caída de 1.46 pesos frente al dólar estadounidense.

En operaciones electrónicas, a las 9 de la noche del lunes, la paridad peso-dólar operó en un precio de 19.4510 pesos por billete verde, frente al cierre previo de 19.4520 pesos, representó una ligera apreciación de 0.01 por ciento.

 

Dólar se fortalece

La debilidad de la moneda mexicana también se explicó por la mayor fortaleza del dólar, relacionada con la expectativa de una política de la Reserva Federal más agresiva de alzas de tasas para este año, tras la percepción de presiones inflacionarias en los siguientes meses.

El director de Quanta Shares, Carlos Kretschmer, comentó que las presiones actuales del tipo de cambio se derivan del nerviosismo que existe con relación a la firma del TLCAN, sobre todo a la postergación de las negociaciones que podrían irse hasta finales de mayo.

“El peso reaccionó de manera violenta a eventos relacionados principalmente con la expectativa de firmar un acuerdo comercial en el corto plazo, acontecimiento que difícilmente se va a dar”, destacó Kretschmer.

Agregó que la parte política, por el momento, no está haciendo mucha presión a la moneda mexicana, por lo que los eventos ligados al TLCAN son los que están llevando a las cotizaciones hasta 19.50 pesos por dólar.

 

Miedo ante la premura

El analista de mercado de cambios de Signum Research, Armando Rodríguez, destacó que se podría firmar el TLCAN antes de las elecciones presidenciales de México.

Sin embargo, el mercado se encuentra un tanto temeroso, debido a que México podría firmar un tratado que no le beneficie por la premura de querer cerrar la negociación antes de las votaciones del 1 de julio.

Advirtió que el peso seguirá presionado en la medida en que se vaya acercando el voto electoral y se mantenga como virtual ganador el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador.

Bajo ese contexto, el tipo de cambio seguiría debilitándose frente al dólar estadounidense, por lo que no sería raro ver cotizaciones cerca de 20 pesos en la segunda quincena de mayo, pronosticó Armando Rodríguez.

 

Riesgo país crece, pero no son focos rojos

Si bien en las últimas tres semanas el riesgo país ha subido y ha superado los 200 puntos, no representa señales de alerta, coincidieron expertos.

Los principales factores que provocan incertidumbre y volatilidad en este indicador son la apreciación del dólar, la renegociación del Tratado de Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones presidenciales.

Gerardo Copca, analista de MetAnálisis, señaló que entre los temas internacionales, no se sabe a ciencia cierta qué va a pasar con el TLCAN, en el sentido de si concluirá antes de las elecciones o después.

Según la Secretaría de Hacienda, al viernes 4 de mayo, el riesgo país de México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes de JPMorgan, se ubicó en un nivel 18 puntos base superior al dato observado al cierre del 2017. Con ello, hiló tres semanas con alzas, al situarse en 206 puntos base, es decir, 12 unidades por arriba respecto al nivel registrado el 27 de abril.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, explicó que “si bien aumentó el riesgo país y posiblemente siga así, no implica que este nivel esté en focos amarillos o rojos. En Brasil y Argentina se ubican en 261 y 454 puntos, respectivamente. Sí hay mayor volatilidad, pero no implica señales de alerta”.

Agregó que a partir de esta percepción de riesgo, el gobierno podría mitigarlo a través de los intereses y los rendimientos que tendrá que ofrecer en la emisión de deuda.

Los analistas descartaron que el incremento en el nivel de riesgo del país se deba por un mal manejo de las finanzas públicas, pero aclararon que sí existe cierta preocupación para el resto del año. “Este año, el gobierno no obtendrá los ingresos adicionales del remanente del Banxico que obtuvieron en el 2017 y tampoco el mismo nivel de retorno de capitales que se dieron (...) hay cierta preocupación, aunque se ha visto una mejoría en la deuda”, dijo.

Recordó que uno de los factores que favorecieron la perspectiva de las finanzas públicas fue que en el 2017 el Saldo Histórico de los Recursos Financieros del Sector Público —la medida más amplia de la deuda— se redujo y se espera lo mismo para el cierre del 2018. (Con información de Elizabeth Albarrán)

[email protected]