Janet Yellen, de la Fed, enfocó su discurso a hablar sobre cómo la regulación implementada desde la crisis del 2008 ha hecho que el sistema financiero sea más seguro, pero evitó hablar sobre la próxima alza en la tasa de referencia o sobre la reducción de la hoja de balance de la Fed.

Después del discurso, el índice Dólar, que lo compara con una canasta de otras 10 divisas, se ubicó en su nivel más bajo desde el 2015.

Mario Draghi, del BCE, dedicó su plática a defender el libre comercio entre países y a atacar al proteccionismo y afirmó que la recuperación global y de la zona euro ha mantenido su paso. Así, el euro alcanzó su nivel más fuerte frente al dólar estadounidense desde enero del 2015.

Debido a que las tasas de inflación anuales de ambas regiones se ubican por debajo del objetivo de 2%, por el momento ninguna de estas dos instituciones tiene razón para realizar alzas a su tasa de referencia.

Las próximas decisiones de política monetaria del BCE y de la Fed se darán a conocer el 7 y el 20 de septiembre respectivamente.

Por otro lado, el Banco de México (Banxico) publicó las minutas de su reunión del 10 de agosto, en la que se tomó la decisión de mantener la tasa de referencia en 7 por ciento.

De acuerdo con la publicación, la Junta de Gobierno reconoció que podría haber volatilidad en los próximos meses por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y por las elecciones presidenciales del 2018, por lo que tendrán que ser cautelosos con su próximo movimiento. Sin embargo, no podrán realizar recortes a la tasa mientras la inflación mantenga su tendencia alcista.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inflación anual se ubicó en 6.59% y la subyacente en 5.02% en la primera quincena de agosto. Mientras este indicador no empiece a converger al objetivo de 3%, no se podrán descartar alzas adicionales a la tasa de referencia.

El hecho de que la fecha de la próxima alza de la Fed es incierta fue tomado de forma positiva por los mercados accionarios de EU.

Los índices Dow Jones, Nasdaq, y Standard & Poor’s tuvieron ganancias semanales de 0.71, 0.80, y 0.75% respectivamente; en lo que va del 2017, estos índices presentan rendimientos efectivos de 12.22, 17.32, y 10.58 por ciento.

Al cierre de la semana, se dio algo de nerviosismo porque la administración del presidente Donald Trump no ha logrado que el Congreso incremente el límite de 19.9 billones de dólares de deuda del gobierno.

El Departamento del Tesoro de ese país declaró que el límite de deuda debe ser incrementado antes del 29 de septiembre para que el gobierno pueda cumplir con sus obligaciones que incluyen pagos al Seguro Social y de intereses.

Cabe mencionar que esta situación ya se dio en el 2011 durante la administración de Barack Obama, lo que llevó a la agencia calificadora Standard & Poor’s a realizar a la primera revisión a la baja de la calificación crediticia del país en su historia.

De igual forma, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores finalizó las operaciones del viernes 25 de agosto en 51,373 puntos, lo que implica una ganancia semanal de 0.65% y lleva su rendimiento efectivo a 14.03% en lo que va del 2017.

En este contexto, el peso mexicano ligó su tercera semana consecutiva de fortalecimiento frente al dólar estadounidense.

El viernes 25 de agosto, el tipo de cambio spot cerró en 17.62 pesos por dólar, lo que implica una apreciación semanal de 0.54% y una recuperación de 16.67 por ciento.

Las renegociaciones del TLCAN podrían generar algo de volatilidad en el tipo de cambio en los próximos meses.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, la segunda ronda de negociaciones se llevará a cabo alrededor del 10 de septiembre.

*Debt senior analyst & portfolio manager

Pichardo Asset Management.

Asesor independiente en Inversiones.