La volatilidad en el mercado de cambios será una constante para los siguientes meses, sobre todo porque existe la perspectiva de que los bancos centrales del mundo comiencen a cambiar de una política monetaria laxa a una de alza de tasas de interés, dijo Alfonso García Araneda, director general de Gamaa Derivados.

Una política monetaria restrictiva podría generar una guerra de divisas a nivel mundial, debido a que los gobiernos tratarán de devaluar sus monedas para hacer más competitivo su comercio internacional y ahí México no se quedará exento , destacó García Araneda.

En entrevista, el especialista sugirió la toma de coberturas porque precisamente nadie sabe lo que va a pasar con el tipo de cambio peso-dólar y se tiene la perspectiva de que la Reserva Federal seguirá subiendo su tasa de interés en el segundo semestre de este año.

La percepción de que persistan las presiones inflacionarias en los próximos meses, obligaría al Banco de México a continuar subiendo su tasa de referencia, lo cual podría afectar el crecimiento económico y esto no sería una buena noticia, porque las agencias tratarían de bajarle la calificación a los bonos soberanos, generando presiones en el peso, advirtió el director de Gamaa Derivados.

Peso se aprecia

Alfonso García Araneda dijo que este año, a partir del 19 de enero, el sector que está padeciendo la apreciación del peso es el exportador, ya que antes de esa fecha la cotización estaba cerca de 22 pesos por dólar, ahora se encuentra en niveles de 18 pesos por billete verde.

El experto advirtió que a los inversionistas les preocupa que el tipo de cambio peso-dólar se vaya hasta 17 pesos por billete verde, debido a que ese nivel no está fundamentado desde el punto de vista de las variables macroeconómicas, además de que ha encontrado un piso muy fuerte en 17.85 pesos por dólar.

Actualmente, el mercado de cambios se encuentra ligeramente por debajo de 18 pesos por dólar, pero de irse hasta un precio de 18.25 pesos en los próximos días, se está hablando de un diferencial de 25 centavos.

Imaginemos a un importador que tiene una deuda de 1 millón de dólares, con esta depreciación su pasivo aumentaría en 250,00 dólares, comentó.

El entrevistado mencionó que cuando las empresas se cubren no hay manera de que pierda, ya que por un lado lo pierde y por el otro lo gana, éste es un principio del mercado de derivados, es como un seguro .

Explicó que si una empresa aseguró un tipo de cambio de 19 pesos hace algunos meses atrás y en estos momentos se va a 17 pesos, habría perdido 2 pesos por dólar, pero donde se recupera es en el momento de que sale a comprar sus dólares.

[email protected]