La probabilidad de que se registren nuevos episodios de turbulencia se extenderá esta semana, los inversionistas centrarán su atención, principalmente, en noticias económicas de la zona euro.

Grecia continúa en el ojo del huracán generando más incertidumbre entre los inversionistas sobre el futuro de su deuda, sobre todo después de que el viernes Fitch recortó su calificación crediticia en tres escalones desde BB+ a B+ con perspectiva negativa.

La calificadora advirtió que habrá más recortes si la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional no implementan un plan creíble para solucionar la crisis de deuda.

Lo anterior sólo parece confirmar que será necesaria una reestructuración de la deuda helénica, por lo que los países europeos tendrán que encontrar la forma más adecuada para ayudar al endeudado país y evitar que caiga en una cesación de pagos.

A la crisis de Grecia se suma el endeudamiento del gobierno federal estadounidense.

El Secretario del Tesoro volvió a urgir a los congresistas a elevar cuanto antes el techo de endeudamiento para evitar un incumplimiento de pagos, que de acuerdo con sus estimaciones, que podría ocurrir cerca del 2 de agosto.

Así que por lo menos en el corto plazo parece que no sólo los mercados europeos, sino tanto Wall Street como el de México, seguirán operando con volatilidad.

Y por si no fuera poco ahora se le suma el tema de las elecciones regionales de España. Hay quienes anticipan que los nuevos gobernantes podrían no reconocer los grandes niveles de endeudamiento, mientras que otros podrían exhibir las fallas de la administración saliente.

Además está el proceso para encontrar al nuevo jefe del FMl, lo que podría ocasionar más distracciones entre los participantes.

Este contexto parece que no hay suficientes elementos para un gran optimismo en los mercados.

Por lo que se espera que los inversionistas dejarán que las cotizaciones de varios títulos alcancen niveles más bajos para entonces regresar al mercado.

EN ESPERA DE MÁS INFORMACIÓN ECONÓMICA

Asimismo, esta semana habrá que ver si los temores por una desaceleración en el ritmo del crecimiento de la economía global han sido exagerados, ya que por lo menos en Estados Unidos habrá una lluvia de cifras económica.

Entre los datos más importantes destacan los del sector inmobiliario, que la semana pasada arrojó datos nada favorecedores, confirmando que aún no toca fondo; también conoceremos cifras del sector manufacturero y el dato revisado del PIB del primer trimestre del año.

Para este último se espera una revisión a la alza de 2.2% desde una cifra oportuna de 1.8 por ciento.

En su reporte semanal Invex destaca que a pesar de la presente decepción en los mercados, el crecimiento en las economías avanzadas no se reducirá significativamente ….. Pensamos que las bolsas pueden tener buenos rendimientos en el mediano plazo, a pesar de un estancamiento en los precios de los commodities .

Tomando en cuenta que a pesar de que la economía moderaría su ritmo de crecimiento en los países desarrollados y que las autoridades estadounidenses seguirán quitando los obstáculos para el crecimiento, se puede esperar a mediano plazo una mayor estabilidad en el mercado de capitales.

No obstante comentan: Si se presenta una situación de extrema debilidad en el crecimiento, es difícil esperar una capitulación de las autoridades en su esfuerzo por estimular el crecimiento y el empleo. En ese sentido, los mercados deberían resultar más afectados en el actual período de decepción que más hacia delante .

En cuanto al euro, este podría verse más presionado esta semana por la situación de Grecia, que en las últimas semanas ha sido opacada por el diferencial de tasas entre el Banco Central Europeo (BCDE) y la Fed.

Analistas anticipan que la divisa europea podría recibir impulso del próximo encuentro del BCE, el 2 de junio, ante expectativas de que eleve una vez más su tasa de interés referencial.

[email protected]