El repunte en el dato de la nómina no agrícola a 271,000 plazas nuevas en octubre ocasionó que las tasas, a lo largo de la curva local de rendimientos, tuvieran movimientos generalizados al alza al ubicarse cerca de sus máximos del 2015. Esto debido a un reforzamiento de las expectativas del alza en la tasa de referencia de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) en su reunión del 16 de diciembre

En otras palabras, los mercados financieros y, en este caso, el mercado local de bonos gubernamentales, parecen ya haber descontado el primer movimiento alcista en la tasa de la Fed; por lo que es posible que, de efectuarse este movimiento, las tasas locales no registren incrementos bruscos.

Por otro lado, existe alguna posibilidad de que la Fed decida no aumentar la tasa de fondos federales si el importante cúmulo de información, que se dará a conocer esta semana, presenta condiciones desfavorables para dicho movimiento:

El ISM manufacturero a publicarse el 1 de diciembre se encuentra en el umbral de contracción de esta actividad económica. Este indicador presenta una caída sistemática desde octubre del 2014, asociada a la apreciación generalizada del dólar.

Existe una fuerte posibilidad de que el Banco Central Europeo expanda aún más sus estímulos monetarios dados los recientes eventos geopolíticos en Europa.

El indicador de empleo ADP (considerado como una aproximación oportuna de la nómina no agrícola) se desaceleró considerablemente en octubre, periodo en el que se crearon sólo 182,000 plazas frente a los 200,000 empleos previos. Para el dato que se publicará el miércoles 2 de diciembre se esperan 190,000 nuevas plazas.

Los datos de empleo de EU que se divulgarán el 4 de diciembre son cruciales para la decisión de la Fed; al mismo tiempo no es tan clara su proyección. La tasa de desempleo ya prácticamente se encuentra en 4.9%, nivel que los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) proyectan como el apropiado en el largo plazo. Por otro lado, las expectativas indican que la creación de empleos no agrícolas disminuirían a 200,000 plazas en noviembre versus las 271,000 nóminas anteriores.

Si bien la segunda estimación del crecimiento real del PIB de los EU para el tercer trimestre del 2015 tuvo una revisión al alza, a una tasa anualizada de 2.1% frente al 1.5% de la primera estimación, ésta todavía presenta una notable desaceleración frente a la tasa de 3.7% observada en el segundo trimestre del 2015. Adicionalmente, varios miembros del FOMC, que fija la política monetaria de la Fed, mostraron mayor cautela en sus comentarios:

Por un lado, varios integrantes consideraron que la mejora en el sector laboral se ha acercado, si no es que ya alcanzó los criterios que permitirían a la Fed iniciar la normalización de su política monetaria.

Por otro lado, el Comité consideró prudente esperar más información que confirme que la economía no se ha deteriorado aún, además de que la inflación convergerá a 2% anual en el mediano plazo.

Algunos miembros incluso manifestaron temor de que las expectativas inflacionarias permanezcan muy bajas y se retiró del discurso el que consideran apropiado que la tasa de referencia suba en el 2015.

Incluso si la Fed decide aumentar su tasa a mediados de diciembre, se confirma la percepción de que, posterior al primer incremento, el resto de los ajustes serán graduales en el tiempo.

Sobre el posible incremento del tipo de cambio en el caso de un aumento en la tasa de la Fed, es posible que éste sea moderado y temporal, toda vez que la ampliación del diferencial de tasas de corto plazo entre México y EU sería parcialmente eliminado por una acción equivalente del Banco de México.

* El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.