Los mercados financieros mantienen el favorable desempeño que les ha caracterizado en la mayor parte del 2017. El bombardeo que realizó Estados Unidos a la base aérea de Siria causó un aumento momentáneo en la aversión al riesgo y, por consecuencia, una apreciación de los activos que son considerados refugio, tales como el oro. Sin embargo, tanto el mercado accionario como el peso mexicano cerraron las operaciones del viernes 7 con un desempeño semanal positivo

El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores cerró en 49,344 puntos, lo que implica un rendimiento semanal de 1.68% y una ganancia acumulada de 8.44% en lo que va del 2017.

Por su parte, el peso mexicano conservó la estabilidad mostrada en las últimas semanas, por lo que acumula una recuperación frente al dólar estadounidense de 11.03% en el 2017.

El viernes 7 de abril se publicaron los datos de empleo de Estados Unidos correspondientes a marzo, donde se esperaba confirmación de la solidez del mercado laboral.

Sin embargo, el reporte mostró que se generaron sólo 98,000 empleos en el mes significativamente por debajo de los 180,000 esperados y que la tasa de desempleo se ubicó en 4.5 por ciento.

La debilidad del reporte laboral fortalece la posibilidad de que la Reserva Federal de EU mantenga su plan original de elevar en sólo dos ocasiones más en el 2017 su tasa de referencia, posiblemente en junio y diciembre.

En apoyo a esta posibilidad, cabe destacar la posición de varios miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de comenzar a disminuir su hoja de balance.

Es decir, la normalización de la política monetaria podrá tener un ritmo lento en el alza de tasas al ir acompañado de una reducción en la inyección de liquidez a la economía.

La administración de EU continúa con una tendencia de moderación en sus posturas en cuanto a la política comercial. Durante la semana, se llevó a cabo la reunión entre el presidente Trump y su homólogo de China, Xi Jinping, en la que se habló de posibles acciones para evitar una guerra comercial entre los países.

Los precios internacionales de petróleo también tuvieron una semana positiva y acumulan una importante recuperación desde que se anunció el acuerdo entre países productores de recortar la producción el 30 de noviembre del 2017. En la semana, los precios del barril del West Texas Intermediate y los de la mezcla mexicana subieron 3.2% y 7.0%, respectivamente.

En lo que va del año, la mezcla mexicana ha promediado un precio de 44.41 dólares por barril, que se compara favorablemente con 42 dólares por barril considerados en el presupuesto gubernamental para el 2017; perspectiva que fortalece el perfil de las finanzas públicas.

En México, no se ha moderado el incremento en los precios al consumidor, lo que pone presión a la Junta de Gobierno del Banco de México para nuevos incrementos en su tasa de referencia.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó que la inflación anual se ubicó en 5.35%, el nivel más alto desde julio del 2009.

Esta tendencia sugiere que el repunte en la inflación que inició en enero de este año sigue con fuerza, por lo que el banco central se podría ver obligado a realizar más alzas a la tasa de fondeo interbancario, que actualmente se ubica en 6.50 por ciento.

De acuerdo con la última encuesta de expectativas, los especialistas del sector privado consideran que la tasa de fondeo gubernamental un día llegará a 7.15% al cierre del 2017.

*Debt Senior Analyst & Portfolio Manager

Pichardo Asset Mangment. Asesores Independientes de Portafolios de Inversión.