La fiebre inversionista en Uber continúa. Ahora es el turno de grandes fortunas que están interesadas en entrar en este momento en el accionariado de la compañía con la vista puesta en las altas plusvalías que podrían obtener en una futura salida a Bolsa.

Merrill Lynch y Morgan Staley han comenzado a ofrecer acciones de Uber a clientes con un elevado patrimonio neto, según informan varios medios estadounidenses. Los títulos de Uber no están al alcance de cualquiera, puesto que los bancos exigen una alta inversión para poder entrar en el capital de la compañía.

Concretamente, Merrill Lynch está ofreciendo las acciones a clientes que tengan un patrimonio neto superior a 100 millones de dólares y exige una inversión mínima en Uber de un millón de dólares. Por su parte, Morgan Stanley ha establecido una compra de, al menos, 250,000 acciones. Según informa Bloomberg, se maneja un precio por acción en el entorno de los 49 dólares. Según Fortune, a este precio la valoración de la compañía se situaría en unos 62,000 millones de dólares.

Goldman Sachs, uno de los primeros inversionistas en Uber, también vendió en el pasado deuda convertible de Uber a algunos de sus grandes clientes.

La plataforma para alquilar coches con conductor abrió a finales de diciembre una nueva ronda de financiamiento de 2,100 millones de dólares (1,926 millones de euros) a una valoración que, según The Wall Street Journal, podría alcanzar hasta 64,600 millones de dólares. En sus cinco años de vida, Uber ha obtenido más de 12,000 millones de dólares de financiamiento sumando capital y deuda.

[email protected]