En abril y mayo se pronostica una mayor actividad en el mercado mexicano de deuda corporativa de largo plazo, con emisiones estimadas en alrededor de 25,000 millones de pesos, adelantó Yamur Muñoz, director de Mercados de Capital de Deuda de HSBC en México.

“Empezamos a ver mucho más movimiento, hay alrededor de 12 o 13  solicitudes formadas para colocarse en abril y mayo”, aseguró en entrevista.

En este sentido comentó que las empresas mexicanas están comenzando a recurrir al mercado, lanzando emisiones con el principal objetivo para refinanciar pasivos, mientras que una mínima proporción lo hace para impulsar sus planes de crecimiento.

“Diría que entre un 70 y 80% de las colocaciones se hacen para destinarlos al refinanciamiento de sus pasivos y como un 20% para su crecimiento”, aseveró el directivo que ha ayudado a las empresas a estructurar emisiones de deuda en México, como fue la reciente emisión del bono de género del BID Invest.

Yamur Muñoz ve un mejor panorama para este mercado, después de que en enero y febrero pasados fueron meses prácticamente inactivos. En marzo ya se observó una mayor dinámica y en abril se espera un pico importante de colocaciones.

Hay liquidez en el mercado para refinanciamiento

Durante la conversación habló sobre los temas que influyen en el ánimo, tanto de inversionistas para prestarles a las emisoras que cuenten con una calificación crediticia de calidad, así como de las empresas para acudir por financiamiento a Bolsa.

“Hay recursos que se tienen que poner a trabajar y también hay emisiones porque las empresas necesitan refinanciarse y ahora están viendo un escenario propicio con tasas de interés bajas, esa conjunción hace que haya más solicitudes para emitir”, recalcó el especialista.

“Hoy hay más liquidez y más apertura para invertir, depende del sector también porque algunos se perciben más resilientes que otros. Por ejemplo, a una aerolínea le costaría más trabajo emitir ahora porque todavía está deprimido el tema de los viajes, pero una empresa como Arca Continental, que está por emitir deuda, es mucho más defensiva porque opera en el sector de bebidas, pero diría que las condiciones, en general, son más positivas en este año que en el 2020”, añadió.

Aunque no descartó que por temas como las próximas elecciones y un evento inesperado por la pandemia del coronavirus podría meter freno a los planes de las empresas por salir a emitir deuda en el mercado local.

El especialista recalcó que los inversionistas están considerando invertir más en empresas que tienen “mejores” calificaciones de crédito. Por ejemplo, mencionó que un nivel por debajo de “AA-” a escala local genera presión en las colocaciones.

Este tipo de emisores aunque tiene la capacidad adecuada para cumplir con sus compromisos de pago, tienen más probabilidad de que en condiciones económicas adversas o por algún evento, como lo ha sido la pandemia, sean vulnerables y se muestren con mayor debilidad financiera.

No obstante, en términos generales Yamur Muñoz comentó que este 2021 puede ser un mejor año para el mercado y ver saliendo más empresas haciendo colocaciones para financiar su plan de crecimiento o para mejorar su perfil de deuda.

Se colocaron 9,200 mdp

Colocaciones cierran marzo con mejor pulso

En marzo las empresas en México mostraron un mayor interés por emitir deuda de largo plazo en el mercado bursátil local. Dicho mes terminó con un monto colocado por 9,200 millones de pesos, cifra que fue 31.4% mayor a lo reportado en el mismo periodo del 2020.

“Hacia adelante esperamos que continúe la recuperación en montos emitidos con un pipeline de más de 18,000 millones de pesos esperados para abril”, expuso Manuel Jiménez, director de Estrategia de Mercados en Banorte.

Para este mes, la oferta más grande es la que pretende llevar a cabo Grupo Elektra, por hasta 7,500 millones de pesos para “sustituir sus pasivos”, según lo reportado por la emisora.

En la pasarela también figura el Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA). Mediante dos emisiones tiene como objetivo captar hasta 3,500 millones de pesos. Destaca esta oferta porque una proporción de los títulos, equivalente a 1,000 millones de pesos, los ofrecerá bajo la etiqueta de “bono verde” (OMA21V), estimando un plazo de cinco años y una tasa de interés variable.

Vienen emisiones temáticas

Otra emisión temática también será la de Fibra Prologis. Planea lanzar su segunda oferta de bonos verdes por 2,862 millones de pesos el próximo 29 de abril.

También en la palestra está el bono de género de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) y junto con otras dos emisiones tradicionales de certificados bursátiles planea levantar recursos que en su conjunto suman 3,500 millones de pesos.

Manuel Jiménez destacó que el uso principal que las empresas le darán a los recursos que levantarán del mercado con la colocación de bonos, durante este mes de abril, será primordialmente para refinanciar su deuda.

El directivo también recordó que en la última semana de marzo se observó mayor actividad de colocaciones en este mercado, destacando la oferta de certificados bursátiles de la empresa del sector de energía Naturgy México por 5,300 millones de pesos, un emisor que cuenta con calificaciones AAA por parte de la agencia Moody’s.

Sobre ello, el directivo de Banorte comentó que con su oferta se puede observar “una sólida demanda por parte de los inversionistas por papeles de largo plazo con buenas calificaciones crediticias”.

termometro.economico@eleconomista.mx