La calificadora Moody's advierte que la austeridad fiscal que mantiene el gobierno de México es un factor de riesgo cuando el país está transitando por una pandemia.

En un análisis sin impacto de calificación, explicaron que en tiempos normales, la austeridad sería un elemento positivo sobre la calidad crediticia. Sin embargo, ante el choque económico mundial que ha significado la pandemia, lo que se requiere es apoyar a negocios y familias.

“La respuesta de la política fiscal al choque por el coronavirus ha sido limitada y por tanto ha contribuido poco a contrarrestar el impacto económico de la pandemia, impidiendo a la vez, una recuperación más rápida”. Se refieren a los limitados apoyos en efectivo otorgados a familias y negocios para transitar por el cierre de actividades que de otro modo habría limitado la velocidad del contagio.

El documento referido forma parte de las Preguntas frecuentes recibidas por la agencia que tiene a México con la calificación más alta, “Baa1/perspectiva negativa”, que es tres escalones arriba del Grado de Inversión, divulgado antes de la rueda de prensa convocada por la agencia para dar su diagnóstico sobre las condiciones que prevalecen en México al arranque del año. La conferencia será a las 13:00 horas, vía remota.

La perspectiva negativa sobre la nota soberana, indica un riesgo sobre tres se un recorte de calificación que puede completarse en el transcurso de 6 a 18 meses. La perspectiva negativa fue colocada por Moody's el 17 de abril del año pasado, lo que significa que han corrido nueve meses del plazo estándar que tomó la agencia para identificar un giro en la dirección de la política económica de México.

El pasado 14 de diciembre, la agencia emitió un comunicado para advertir el alto riesgo que representaba la intención del partido en el poder, de modificar la Ley del Banco de México para obligarle a tomar divisas en efectivo y adjudicárselas como reserva de activo internacional. Una iniciativa que de avanzar, motivaría el recorte de calificación soberana, advirtió.