El fabricante de automóviles y camionetas eléctricas, Rivian, debutó el miércoles en Wall Street en donde alcanzó una capitalización de casi 100,000 millones de dólares.

Esa cifra es mayor al de otros fabricantes como Ford, cuyo valor de mercado es de 78,000 millones de dólares, o General Motors que está en 86,000 millones de dólares.

El precio de introducción a Bolsa de la acción de Rivian fue fijado la noche del martes en 78 dólares, superando así la horquilla de entre 57 y 62 dólares que se había considerado hace 10 días. Ante la fuerte demanda, la empresa aumentó el martes la cantidad de acciones emitidas.

El precio de los papeles de Rivian aumentó más de 50% al comenzar a cotizar en Wall Street. Al cierre la acción terminó a 100.73 dólares, lo que significa una capitalización bursátil de 99,000 millones de dólares.

Se trata así, del estreno en Bolsa más alto desde la llegada del gigante chino Alibaba a Wall Street en 2014.

Rivian fue fundada en 2009 por Robert Sacaringe, un apasionado de los autos que quiso terminar sus estudios para concentrarse en medios menos contaminantes.

De 38 años, pensaba inicialmente desarrollar un auto deportivo pero reorientó los objetivos en 2012 al considerar que vehículos mayores lograrían un mayor impacto en el medioambiente.

Sacaringe supo convencer a grandes empresas a acompañarlo en sus planes. Entre esas compañías se cuenta Ford que debería hacerse del 13% de las acciones de Rivian tras la introducción en Bolsa.

La compañía también alcanzó una asociación con Amazon, que ordenó la compra de 100,000 camionetas para 2030 y se espera que posea alrededor del 19% de las acciones después de la transacción.

Los mayores inversionistas institucionales de Wall Street están apostando a que Rivian será el próximo gran actor de un sector dominado por Tesla, cuando hay una creciente presión sobre los fabricantes de automóviles en China y Europa para eliminar las emisiones de los vehículos.

La Oferta Pública Inicial de Rivian se produce en medio de la cumbre climática de la ONU, donde fabricantes de automóviles, aerolíneas y gobiernos revelaron una serie de promesas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo del transporte.

Rivian ha estado invirtiendo mucho para aumentar la producción, duplicando la fabricación de su exclusiva camioneta pickup R1T totalmente eléctrica, que se lanzó en septiembre.

La empresa, que tiene su sede en Irvine en California, planea construir al menos un millón de vehículos al año a finales de la década, dijo su presidente ejecutivo el martes.