Los precios de las casas unifamiliares cayeron en marzo por debajo del mínimo registrado durante la crisis financiera en abril del 2009, según un sondeo muy seguido.

El índice compuesto S&P/Case-Shiller de 20 áreas metropolitanas declinó 0.2% en marzo respecto al mes anterior sobre una base desestacionalizada, en línea con las expectativas de los economistas.

El índice cayó a 138.16, por debajo del piso del 2009 de 139.26.

El exceso de casas a la venta, las ejecuciones, las estrictas condiciones del crédito y una débil demanda han mantenido al mercado inmobiliario contra las cuerdas, pese a que otras áreas de la economía se han recuperado.

Los valores de las viviendas se habían recuperado en la primavera boreal pasada gracias a un crédito tributario, pero el mercado volvió a los problemas desde que ese beneficio expiró.

Los precios en las 20 ciudades analizadas cayeron 3.6% interanual, más que la baja de 3.3% esperada por los analistas.

"Las sostenidas caídas en los últimos 12 meses casi han borrado las ganancias de los 12 meses previos. El mercado de la vivienda está quedando rezagado, pero no se está ahogando", dijo Cary Leahey, economista de Decision Economics.