El pasado miércoles, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) emitió su reporte sobre oferta y demanda al mes de diciembre, el cual pasó sin pena ni gloria, dejando nada para nadie en lo que a acción de precios se refiere, ya que los números tanto para maíz como soya y trigo se ubicaron muy en línea con lo que esperaba el mercado

Por el lado del maíz a nivel mundial, el USDA le recortó a la oferta 1.02 millones de toneladas para ubicarla en 1,182 millones de toneladas, que dicho sea de paso representa un incremento de prácticamente 182 millones de toneladas con respecto al ciclo 2012-2013, o 18.19 %, mientras que por el lado del consumo, el USDA lo disminuyó en 960,000 toneladas para quedar en 970.20 millones. Así, los inventarios finales a nivel mundial se ubicaron en 211.85 millones de toneladas, contra las 212 millones que esperaba el mercado, prácticamente en línea.

Sin embargo, si se les compara con los inventarios del ciclo 2012-2013, podemos hablar de un incremento en tres años de 78.95 millones de toneladas, equivalentes a casi cuatro años de producción de nuestro país o un aumento de 59.4 por ciento.

A nivel Estados Unidos, los rubros que generaron más expectativa fueron por un lado el dato de exportaciones, las cuales sufrieron un recorte de 1.27 millones de toneladas, ubicándose en 44.45 millones, mientras que por el otro, la demanda de maíz para la producción de etanol se vio incrementada en 640,000 toneladas, quedando así el consumo total en 346.22 millones de toneladas.

Al no moverse la oferta, los inventarios finales en Estados Unidos se ubicaron en 45.34 millones de toneladas; es decir, 640,000 toneladas más que el mes anterior, a pesar de que el mercado esperaba que quedaran sin cambios en 44.71 millones.

Sin embargo, consideró importante destacar que los inventarios finales a diciembre se encuentran por encima de los del ciclo anterior, que es considerado uno de los más grandes en la historia por 1.37 millones de toneladas y 14.05 millones de toneladas por encima del ciclo 2013-2014.

A pesar del comportamiento lateral que hemos vistos en los precios en las últimas semanas, es importante destacar que el maíz que cotiza en Chicago a marzo del 2016 ha perdido 18.60%, o 33.86 dólares/tonelada, desde el 13 de julio del presente año, al ubicarse al cierre del viernes en 148.12 dólares/tonelada.

Para el trigo a nivel mundial, el USDA ubicó los inventarios finales en 229.86 millones de toneladas; es decir, 2.56 millones por encima del mes anterior y por encima de las 226.30 que esperaba el consenso del mercado, como consecuencia de un incremento en las expectativas de producción de Canadá y la Unión Europea, mientras que por alguna razón, la producción de trigo australiano la dejaron sin cambios en 26 millones de toneladas contra las 23.9 que esperaba el mercado.

En Estados Unidos, el USDA simplemente no le movió a nada, dejando los inventarios finales en 24.79 millones de toneladas.

Finalmente, para la soya a nivel mundial, el USDA le redujo a los inventarios finales 280,000 toneladas, para quedar en 82.58, mientras que a nivel Estados Unidos no revisó ningún numero, dejando los inventarios finales sin cambios en 12.66 millones de toneladas; sin embargo, cabe destacar que del ciclo 2013-2014 a éste, los inventarios finales se han incrementado 406.4 por ciento.

En conclusión, grano hay mucho tanto en maíz como en soya y trigo, y el mercado desde un punto de vista fundamental se ve a la baja; sin embargo, se espera que por el momento las bajas vayan siendo escalonadas y paulatinas. Habrá que estar muy atentos a la reunión de la Reserva Federal a celebrarse el próximo 16 de diciembre, en la que se espera eleve su tasa de referencia por primera vez desde el 2006, lo que sin duda generara mayor fortaleza en el dólar, lo cual es bajista para los commodities, incluidos los granos.

Nuestra recomendación: ¡a tomar coberturas ya!

[email protected]