Previo a la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (a realizarse hoy y mañana), analistas estiman que habrá un nuevo recorte al programa de estímulos monetarios, por 10,000 millones de dólares, con lo que se tratará de la segunda intervención de las autoridades de ese país para reducir la liquidez del mercado.

En diciembre del 2013 el banco central redujo el volumen de compra de bonos de 85,000 millones a 75,000 millones de dólares, al considerar que comenzaban a verse los síntomas de una mejor condición económica.

La reciente publicación de nuevos datos sobre el desempeño de la economía de ese país, hace prever que los ajustes continuarán a lo largo del año, comentó Carmen Alcívar, analista de Bursamétrica.

Agregó que se perciben mejorías en el empleo y la industria de la construcción, ya que en la segunda semana de enero, el número de aspirantes al seguro por desempleo disminuyó en 2,000 registros, al contabilizarse un total de 326,000 solicitudes.

La compra de casas usadas subió 1% en diciembre, al ubicarse en 4.87 millones de unidades.

El nivel de desempleo ya no está tan alto como en el 2013 y, a pesar de que las tasas hipotecarias han subido, hay confianza de los empresarios de la construcción ; comentó Alcívar.

Para este año, Bursamétrica estima que la economía de Estados Unidos crecerá 3%, impulsada por el sector industrial.

No obstante, el ajuste previsto para los estímulos monetarios (que se espera termine a finales del 2014), de momento no se prevé ningún cambio en materia de tasas de interés.

El banco central estadounidense mantendrá las tasas de interés en sus niveles actuales, de casi 0%, añadió Daniela Ruiz, analista de Grupo Financiero Monex.

La especialista recordó que el gobierno de Estados Unidos se planteó como meta lograr que la inflación se ubique en una tasa de 2%, lo cual no se ha logrado.

Esto se debe en parte a que si bien el mercado laboral empieza a remontar, todavía no se ha traducido en aumentos salariales, una variable que serviría para elevar el nivel general de precios, concluyó Ruiz.

guadalupe.cadena@eleconomista.mx