En abril del año pasado inició el acuerdo del mercado de derivados mexicano (MexDer) con el mayor mercado de este tipo, el Chicago Mercantile Exchange (CME) y si bien inició con un buen ritmo en lo que respecta al volumen de contratos operados, éste ha ido disminuyendo, principalmente en los primeros meses del año.

La primera fase del proyecto contempló operaciones de sur a norte, esto es, operadores e inversionistas del MexDer podrían realizar negociaciones con contratos del CME.

Fue GAMAA Derivados la primera firma en realizar operaciones bajo este acuerdo con futuros de maíz, según mencionó su director, Alfonso García Araneda.

En su primer mes de operación el volumen de contratos operados ascendió a 2,085, para concluir el año con 9,295 contratos, un crecimiento de 345%, según datos del MexDer. No obstante, en los primeros dos meses de este año el volumen ha caído a 6,506 contratos, un descenso de 30% respecto del cierre del 2011.

Actualmente existen 17 contratos del CME disponibles para operadores e inversionistas mexicanos a través del MexDer.Del total, 41% son de divisas y deuda.

Los indicadores en ese mercado (MexDer) pueden ser engañosos si no se ponen en contexto , mencionó en entrevista Homero Zambrano Mañueco, director de la cátedra de Investigación en Mercados e Instituciones Financieras del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey.

Tanto para Zambrano como para García Araneda parece ser muy pronto para evaluar la reciente alianza entre ambos mercados.

DEL NORTE AL SUR

Lo anterior se observa con mayor claridad en las operaciones norte a sur que iniciaron apenas en agosto pasado, y en que operadores del CME pueden realizar negociaciones con contratos del MexDer.

La tendencia ha sido claramente bajista en los primeros siete meses de operaciones. Mientras que en agosto el volumen de contratos futuros ascendió a 2,890, en febrero apenas sumaron 589 contratos, según información del MexDer.

Es muy poco tiempo , comentó Zambrano respecto de ésta última etapa, además de que restan completarse algunos asuntos de carácter técnico con liquidadores, agregaron fuentes del mercado.

De acuerdo con el académico, más que el volumen de contratos, se debe mirar al tipo de coberturas que se realizan en el mercado mexicano ya que en el MexDer al año se operan cerca de 25 millones de contratos, pero en México las coberturas son por montos pequeños y se trata de un mercado poco diversificado, al ser casi 99% contratos futuros de tasas de interés.

Por ejemplo, mientras que en el CME un futuro sobre bonos a 10 años es por un monto de 100,000 dólares, en el mercado mexicano un futuro similar es por sólo 100,000 pesos (poco más de 7,600 dólares). Si en otro tipo de contratos se mantiene esta proporción, hablamos de que la cobertura allá es 25 o más veces mayor en el CME que en el MexDer, explicó.

El desconocimiento y la falta de información han sido dos puntos clave para el desarrollo del acuerdo. En México todavía no nos quitamos del todo el mal sabor de boca de las experiencias con derivados del 2008, y todavía hay que contrarrestar la tendencia a la baja en interés abierto , recalcó Zambrano.