Los precios del platino se dispararon más de 2% y cerraron en su nivel más alto desde principios de mayo, ante el temor por la escasez de suministro luego de que se recrudeciera la violencia en una de las principales zonas mineras de Sudáfrica.

El platino subió 2.2%, a 1,532.50 dólares la onza, con un volumen operado en la Bolsa Mercantil de Nueva York 25% superior al promedio móvil de los últimos 30 días.

El aumento del precio del platino, cuyo principal consumidor es la industria automotriz, benefició al paladio, que subió 0.4%, a 607.70 dólares la onza.

Una huelga en una mina de Sudáfrica, propiedad de Lonmin, ha sido el principal catalizador del precio del metal creando preocupaciones en el mercado por los problemas en la oferta que esto origina.

Los problemas crecieron luego de que Lonmin amenazó con despedir a 3,000 trabajadores si no ponían fin a la huelga desatada el 10 de agosto.

Lonmin es el tercer productor de platino a nivel mundial; Sudáfrica cuenta con 80% de las reservas de platino en el mundo y la producción que la minera obtiene representa 12% del global.

Los problemas sindicales obligaron a Lonmin a detener la actividad minera en todas sus operaciones en Sudáfrica. La semana pasada se detuvo la producción en Marikana, luego de que 10 trabajadores murieran en un pleito entre sindicatos. Después de la disputa, los mineros se enfrentaron a la policía de Sudáfrica, dando como resultado 34 trabajadores más muertos, con lo que se registra el peor derramamiento de sangre de este tipo desde el final del régimen del Apartheid en 1994.

Los precios del oro también se vieron beneficiados por el conflicto, aunque en su último día de cotización el alza obedeció al optimismo generado en el mercado tras las minutas de la Reserva Federal que dejaron abierta la posibilidad de que pronto se apliquen más estímulos a la mayor economía del mundo.

Luego del anuncio de la Fed, el oro superó los 1,653.20 dólares la onza, su mayor precio desde el 2 de mayo para luego cerrar con un alza de 0.9% a 1,652.56 dólares.