Malos augurios para el precio del petróleo a corto plazo. Un informe de Bank of America Merrill Lynch advierte de que el barril de Brent podría bajar de los 40 dólares y el de West Texas de los 35 por el estancamiento de la demanda y el aumento de las reservas.

Según el informe del banco, la oferta del crudo sigue siendo superior a la demanda mundial, lo que hace que, unido a una estructura a largo plazo del petróleo que continúa debilitándose y a que las existencias aumentan, se den las características necesarias para que los precios continúen bajando en el primer trimestre de este año.

Para encontrar suelo, Merrill Lynch asegura que es necesario que los países productores, tanto los que pertenecen a la OPEP como lo que no, reduzcan el suministro, y que la demanda global se fortalezca.

"Por el momento, ninguno de estos factores está sucediendo", remarca el estudio, antes de señalar que, en cualquier caso, "un crecimiento en el almacenamiento flotante puede incluso empeorar las perspectivas para la recuperación de la segunda mitad de 2015".

Mantenimiento de la oferta

En cualquier caso, el estudio expresa que "no será fácil" ver un recorte de la oferta del crudo en el corto plazo mientras el gasto operativo efectivo siga por debajo de los 40 dólares por barril.

En concreto, el crecimiento de la oferta de los países que no forman parte de la OPEP se mantiene por encima de las medias históricas, en torno a los 1.2 millones de barriles al día en el último trimestre de 2014, una cifra que, según el estudio, seguirá creciendo en 2015.

De la misma forma, la oferta de crudo de la OPEP se ha elevado en los últimos meses a pesar de la caída de precios, en gran medida debido a los intentos de Arabia Saudí de incrementar su cuota de mercado. Así, Merrill Lynch asegura que el volumen de reservas de crudo seguirá creciendo, lo que provocará mayores caídas en los precios.

En este sentido, el informa recalca que los stocks de petróleo "han crecido a una velocidad alarmante" en las últimas semanas, en contra de patrones estacionales. En concreto, los niveles de reservas en los países de la OCDE en octubre eran de 140 millones de barriles menos que la plena capacidad de producción y 57 millones de barriles más que un año antes.

Equilibrar el mercado

Ante esto, el estudio defiende que para equilibrar el mercado es necesario efectuar un recorte en la oferta de al menos un millón de barriles al día, una caída que los productores no van a asumir mientras estén "bien colocados", tengan costes efectivos muy bajos y estén protegidos por divisas locales o impuestos.

Por último, Merrill Lynch asegura que la demanda global reaccionará finalmente a los bajos precios, pero que lo hará con un retraso de seis meses y con una respuesta limitada por parte de los países de la OCDE.

En este sentido, los países desarrollados, como Estados Unidos, Europa o Japón, tendrán un entorno favorable a la demanda, pero las mejoras en la eficiencia del fuel y un crecimiento estancado de la población limitarán el incremento del consumo de crudo.

Por el contrario, serán China e India los países que supondrán la mayor parte del futuro incremento de la demanda, que será más importante en la segunda mitad del año y a comienzos de 2016.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

[email protected]