El mayor apetito al riesgo de los inversionistas ante buenos indicadores económicos y un acercamiento a un acuerdo en torno del techo de endeudamiento en Estados Unidos ayududaron a que el peso se apreciara a su mejor nivel en 16 meses.

La moneda nacional cerró vendiéndose en 12.5640 unidades por dólar en su cotización al mayoreo, lo que significó una apreciación de 0.51% y su mejor nivel desde el pasado 8 de septiembre del 2011, según información de Banco de México.

La apreciación del peso estuvo ligada ayer a una conjugación de tres factores: los indicadores económicos mejor o igual a lo esperado en Estados Unidos, la expectativa de que se resolverá el tema fiscal estadounidense y el flujo de capitales a México ante la basta liquidez global, explicó Salvador Orozco, estratega de Deuda y Tipo de Cambio de Santander.

En Estados Unidos, los republicanos se mostraron optimistas en torno de una ampliación del techo de endeudamiento en el corto plazo, mientras que se reportó que los inicios de casas en aquel país subieron a su mayor nivel desde el 2008 y las solicitudes por beneficio por desempleo cayeron más de lo esperado.

Pero, de acuerdo con Orozco, es el tema de la liquidez global lo que sigue apoyando al peso.

La liquidez global seguirá favoreciendo a divisas emergentes y en especial el peso ha recogido este tipo de flujos , y éste será un tema que al igual que en el 2011 y el 2012 será importante a lo largo de este año, al no esperar un cambio de tono en las políticas monetarias de los principales bancos centrales, mencionó.

En lo que va del 2013, el peso acumula una apreciación de 2.4%, luego de que en el 2012 acumulara una apreciación de cerca de 9 por ciento.

Además de la coyuntura externa, México ha sido una economía contracíclica, en la que además se tienen buenas perspectivas respecto de reformas estructurales, agregó Orozco.

Las posibilidades de que se alcancen importantes reformas estructurales llevaron a la agencia Standard & Poor’s a no descartar una revisión alcista de la calificación soberana de México, según declaraciones recogidas por Reuters de la directora de la agencia, Lisa Schineller.

Este tipo de declaraciones se suma al buen momento que vive el país, reflejado en los mercados financieros, en especial Bolsa y que contribuye especialmente a la variable psicológica , informó Ve por Más en una nota.

En los siguientes días, el espacio de apreciación del peso parece acotado, con un piso importante en 12.55 y un techo en 12.70 unidades por dólar, enfatizó Orozco. Aunque es posible que hacia febrero o marzo, cuando se resuelva el tema fiscal en Estados Unidos, se vean cotizaciones de hasta 12.40 unidades.

Por el momento, Santander tiene un estimado de 12.80 pesos por dólar para el peso al cierre del 2013, pero Orozco no descartó que en breve realicen una revisión positiva para el peso incluso por debajo de 12.50 unidades .

El buen ánimo también se reflejó en el mercado accionario. El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) alcanzó su séptimo cierre histórico del 2013 tras avanzar 0.17% a 44,943.34 puntos.

El avance se dio gracias a la alza de 1.2% de Banorte poco antes de conocer sus resultados trimestrales y de 2.4% de Mexichem luego de que fuera aprobada una coinversión con Pemex Petroquímica para la producción de cloro-vinilo.

IMPULSARON ACCIONES DE VIVIENDERAS

S&P y Dow Jones en máximos de cinco años

En Wall Street, el índice accionario S&P alcanzó nuevos máximos de cinco años gracias a los buenos indicadores de empleo y del sector inmobiliario. Dow Jones y S&P ganaron 0.6% cada uno, alcanzando ambos su mejor nivel desde el 2007.

Los principales desarrolladores de vivienda que cotizan en el S&P repuntaron 3% tras el incremento de los inicios de casas en diciembre. En tanto, Intel ganó 2.6%, pero tras el cierre llegó a caer más de 5% luego de reportar una caída en ventas en su segundo trimestre fiscal.

[email protected]